Páginas vistas en total

sábado, 21 de enero de 2017

Templaria griega

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.598-



                                                                                                         Luz Stella Mejía

Poeta de Colombia, nacida en Manizales en 1968. Creció en el altiplano Cundiboyascense, a 2.700 metros sobre el nivel del mar y vivió y trabajó como bióloga marina en Santa María, en la costa caribeña. Desde hace ocho años está radicada en Estados Unidos, dedicandose exclusivamente a la literatura y trabajando en una biblioteca. Parte de sus textos están en varias antologías de Colombia, México, Chile y Estados Unidos. Poemas de su autoría de su extensa obra han sido traducidos al idioma inglés.



                                                                                                  "Por un fugaz instante vislumbramos
                                                                                                   el centro, se ilumina el camino,
                                                                                                   se esclarece el motivo y somos
                                                                                                   protagonistas de nuestra propia vida"











TEMPLARIA GRIEGA

Moro y hereje:
seré la cruzada
que te convierta
a espada y fuego,
y luego,
en la oscura noche
de tu piel
encontraré mi luna.

Dulce, inocente,
seré la Cloe
de tu despertar,
la pastora
de tus instintos,
y luego,
en el suave abrigo
de tu piel
me tenderé desnuda.-



INVOCACIÓN

Vuelve a mí
inocencia hermosa,
perdido ángel de mi infancia.

Déjame ver de nuevo
a través de tus alas,
el mundo fresco y dulce
que no ogro encontrar.

Inocencia sutil,
cierra mis párpados
con tus dedos alsámicos
y hazme soñar la vida
otra vez.

Regia ilusionista,
déjame pretender
que tengo las respuestas.

Hazme creer que algo es posible,
permiteme olvidar que todo es nada
y regálame tu néctar de candor.

Misericordiosa nigromante,
muéstrame el vislumbre
de tu camino virtual
que no lleve al infierno.

Sonriente encantadora,
miénteme en la cara
sin vergüenza.
Escúdame de nuevo
entre lisonjas.

¡Oh! Prestidigitadora,
bella poderosa,
dame de nuevo la ilusión,
piedra filosofal, espejo en el espejo.

Maga, ruja, hechicera añorada,
toca mis ojs con la vara de Aarón
y deja que el torrente de llanto
me inunde de esperanzas.



AFUERA

Viven todos.
Viven, aman.
Vives tú,
cada vez más vivo...

¿Qué te hizo encontrar
el camino de vuelta?

¿Qué te hizo tomar
el hilo de la red?

Yo, pez solo,
nado mar adentro,
sin redes
ni roces,
sin trampas
ni urdimbres.

Nado en caída libre,
libre.-


NATURALEZA HUMANA


¡No todo está perdido!
Estamos hechos de arena y oro,
de sangre y fuego estamos hechos.

No todo es carne y huesos.
En lo más profundo crece la semilla,
el vástago de la divinidad.

Ángeles somos,
hermosos y terribles.
Podemos disparar al cervatillo
y llorar ante la flor tronchada.

Somos sirenas y ninfas
faunos y centauros.
Somos barro y estrellas,
océanos y lluvia.

El universo habita
en la mrada
contenemos el
río impetuoso,
la corriente subterránea.
El vendaval destructor,
la suave brisa y la hoja que cae.
La tierra fértil,
el desierto ondulante.

Y tú
¿No ves las alas
que asoman de tu piel?.-



LIMITACIÓN

Se miran mutuamente
sus cuerpos relucientes,
sus torsos cuadrados:
¡Se admiran!

Sólo cuenta la fiereza,
el arrojo, la maldad.
Se tocan con disimulo
sus músculos duros
se rozan, se sienten:
Se aman.

No pueden apreciar la elleza
de este atardecer rojizo sobre la llanura
No pueden deleitarse
con los visos dorados de los cabellos
de las doncellas ansiosas,
ni las suaves curvas
de sus cuerpos desnudos.

Van hacia la guerra,
hacia la muerte,
y solo pueden mirar
hacia sí mismos.-



                                                                                                       Luz Stella Mejía






Imágenes: Pinturas de Marci Oleszkiewicz  (Estados Unidos, 1979)






quiquedelucio@gmail.com

viernes, 20 de enero de 2017

Amor


Sexto año de una antojadiza antología de la posía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.597-



                                                                                                          Rosario Castellanos

Poetisa de México, nacida en Ciudad de México el 25 de mayo de 1925 y fallecida en Tel Aviv, Israel, el 7 de agosto de 1974, a los 49 años.


                                                                                "Y sin embargo, hermano, amante,
                                                                                 hijo, amigo, antepasado,
                                                                                 no hay soledad, no hay muerte
                                                                                 aunque yo olvide y aunque yo me acabe"









AMOR

Sólo la voz, la piel, la superficie
pulida de las cosas.

Basta. No quiere más la oreja, que su cuenco
rebalsaría y la mano ya no alcanza
a tocar más allá.

Distraída, resbala, acariciando
y lentamente sabe del contorno.
Se retira saciada
sin advertir el ulular inútil
de la cautividad de las entrañas
Ni el ímpetu del cuajo de la sangre
que embiste la compuerta del borotón,
ni el nudo ya para siempre ciego del sollozo.

El que se va se lleva su memoria,
su modo de ser río, de ser aire,
de ser adiós y nunca.

Hasta que un día otro lo para, lo detiene
y lo reduce a su voz, a piel, a superficie
ofrecida, entregada, mientras dentro de sí
la oculta soledad aguarda y tiembla.



DESTINO

Matamos lo que amamos. Lo demás
njo ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere
un olvido, una ausencia, a veces menos.
Matamos lo que amamos. ¡Qué cese esta asfixia
de respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastante para los dos. Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

El hombre es anima de soledades,
ciervo con una flecha en el ijar
que huye y se desangra.

Ah, pero el odio, su fijeza insomne
de pupilas de vidrio; su actitud
que es a la vez reposo y amenaza.

El ciervo va a beber y en el agua aparece
el reflejo del tigre.

El ciervo bebe el agua y la imagen. Se vuelve
-antes que lo devoren- (cómplice, fascinado)
igual a su enemigo.

Damos la vida sólo a lo que amamos.-



COTIDIANO

Para el amor no hay cielo, amor, sólo este día;
este cabello triste que se cae
cuando te estás peinando ante el espejo.
Esos túneles largos
que se atraviesan con jadeo y asfixia;
las paredes sin ojos,
el hueco que resuena
de alguna voz oculta y sin sentido.

Para el amor no hay tregua, amor. La noche
se vuelve, de pronto, respirable.
Y cuando un astro rompe sus cadenas
y lo ves zigzaguear, loco, y perderse,
no por ello la ley suelta sus garfios.
El encuentro es a oscuras. En el beso se mezcla
el sabor de las lágrimas.
Y en el abrazo ciñes
el recuerdo de aquella orfandad, de aquella muerte.-




SER RÍO SIN PECES

Ser río sin peces, esto he sido.
Y revestida voy de espuma y hielo.
Ahogado y roto llevo todo el cielo
y el árbol se me entrega malherido.

A dos orillas del dolor uncido
va mi caudal a un mar de desconsuelo.
La garza de su estero es alto vuelo
y adiós y breve sol desvanecido.

Para morir sin canto, ciego, avanza
mordido de vacío y de añoranza.
Ay, pero a veces hondo y sosegado
se detiene bajo una sombra pura.
Se detiene y recibe la hermosura
con un leve temblor maravillado.-





                                                                                                 Rosario Castellanos




Imágenes: Pinturas del francés Camille Pisarro (del impresionismo)









.

jueves, 19 de enero de 2017

El aroma

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretenede ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.596-


                                                                                                                  María Timuc

Poeta, nacida en Cetatuia (condado de Vaslui), Rumania, el 15 de diciembre de 1968. Es psicóloga y periodista. A la edad de 17 años debutó en la prestigiosa revista "Coloquios literarios". Su primer libro de poemas "El huevo de arcilla" es de 1997 y en 2002 publicó " Y Dios reina y hace cosas divinas por aquí", por el cual le fue otorgado el Premio de la editorial "La escritura rumana".En 2015, en el marco de la Feria del Libro de Bucarest presentó su tercer poemario "Amor de arena". Como periodista publicó cuatro libros, con reseñas de sus trabajos en la prensa cotidiana de Rumania.



                                                                                        "sobre el cuerpo, desarraigado
                                                                                         y derecho, un dolez de súplicas
                                                                                         liberadas, pero soy una herida
                                                                                         negra,  lo que queda siempre después"












EL AROMA QUE IMITA TU AMOR

una rosa pica la muerte con su belleza
florecida
a mí me duelen sólo los bordes que no
pude memorizar
sin encender la linterna en un rincón
donde se había oscurecido el cuento

la rosa había caído en los lugares donde íbamos
donde éramos jóvenes
donde la vejez comprendía en un abrazo

y la roza pica el silencio como si
en ello fuera una alucinante
caída de las hojas de los cuerpos
la primavera llama mi nombre
tú oyes
amándome
viviendo mi recuerdo que te perdieron
como si pudieras respirar sin esta rosa
de donde vine
especialmente para encontrarte
para que sólo tú me toques
y sólo por tu toque yo descienda
en este fantástico florecimiento
que se convirtió en un punto
entre mi cuerpo y tu cuerpo
un pensamiento entre los dos cuerpos.

en una rosa se convirtió
toda la tierra
y en sus espinas se derrumbaron
los días cuando no estuviste
conmigo y en sus flores el aroma
pudo imitar
tu amor.-


***

Es imaginar lo inimaginable,
las lánguidas calles laterales,
mi Ulises sin su Dublin.

En el clima tácito al que nos referimos
cuando no hay campeón
ni comodidad alguna dentro
de mi bungaló.

Sé que textura tus muslos se ven obligados
a rendir en mis sueños.
Soy yo quien no quiere clausura.
Que tu voz no desvanezca
sobre un horizonte
separado del mío.-



FOTOGRAFÍA


¡búscame
en una soledad inmensa!
¡Ven a tomarme!
¡Ven a mantenerme
la luz encendida
para que yo pueda
recuperarme
a mí de ti,
a mí de esta fotografía
sin fin !.-


AL FINAL DE UN POEMA

al final de un poema
hay una escritura
pequeña pequeña
como un hueco en el que
entro
para reencontrarte.-



***

Existe en este espacio
frente a ustedes
el tiempo
único atributo indomable
hablará como siempre
con sábanas de silencio
Soy de la memoria olvidada
la presentaicón
vengo del confuso viaje
del querer ser
viajo en tercera clase
Represento
me regalan las flores del desamparo
y yo las comparto
con los vendedores ambulantes
con el alcohólico
que no saben que existo
en la enorme lágrima
de la derrota
navego
mientras escucho clamores
en el desenlace fatal
de cada imagen
que agoniza en este espacio.-


***

Es el calibre del agujero que dejas,
la intensidad de la herida,
la cuenta dentro de mi corazón
donde guardo las páginas
agotadas de mi vida.-




                                                                                                                 María Timuc


Imágenes: Pinturas de Mariano Fortuny





quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 18 de enero de 2017

Lámparas


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.595-


                                                                                                          Luis Lobato Valdés

Poeta y narrador español, nacido en Medina de Ríoseco, Valladolid, en 1958. Es Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Valladolid. Fue colaborador desde 1989 a 1995 del diario El Norte de Castilla, en el suplemento cultural "Artes y Letras" como ensayista y crítico literario. Ha publicado, entre otros, "Galería de la fiebre" (1984-1990), "Pabellones de invierno" (1991-1995), "Regreso al tiempo" (1996-2000), "Lámparas" (2006), "Sentados o de pie, 9 poetas en su sitio" (Antología Poética de Fundación Jorge Guillén, 2009), "La mirada del lobo" , "Poesía solidaria del mundo", "Brillante" (2016), etc.


                                                                                       "El casi blanco y negro de su módulo.
                                                                                         La intromisión que ilumina
                                                                                         esta inexplorada mañana
                                                                                         en que vienes junto a mí"









LÁMPARAS

"Si muero piensa tan solo en mí"
Se carbonizaron
hace tiempo las trincheras,
No es una ficción.
Ayer imaginé
que tú nunca exististe
pero al término
de la palabra
diciembre
el lacre de la escritura
continuaba anexionándote.
Pienso tan solo en ti.
Parece que el frío
repercute
en el latente metal
de estas tardes.
Los ascensores
y las grúas se fraccionan.
Como en un trozo
de descanso,
pienso tan solo en ti.-


***

Viene hacia nosotros
el oxidado amanecer.
El resplandor es opaco.
Se posa
como resina en el reguero,
Tú sueñas.
Ha dejado de nevar.
Es triste
ese silencio comprimido
entre el enfoque
de dos pendientes
y el enigma
de una pulsera.
Se han roto
unos sabores.
Otros traspasan
su dicción.
Uno
a uno.
Son arenas movedizas.-



DÓNDE ESTABAS EL DÍA DEL
FIN DEL MUNDO

Es abandono: estanque
de la fobia,
techumbre.
Pero ¿ a quién pedir auxilio
si la arritmia
bautismal
se ha desplomado
sobre el mundo?
Mi amor: el polvo
desgastó las fotografías
esparciendo tu belleza
a través de los meses.
Y no hace falta sentirse
irremediablemente
loco
para entender
que en estas fábricas
de insomnio
se forjan
incensarios
donde trasladar
las osamentas de los dioses,
sus limaduras.
Voltaje de estrellas polares
para dormir
sin ti.
Alucinación de laca.
Filamento
norte
hacia la Osa Menor.-



BRILLANTE

En esta disposición
del anochecer
se alimentaban las fábricas,
sus rincones adosados
al temor.
En serie,
sobre cables sin esperanza,
los suburbios disueltos
de un mensaje:
interferir la inercia adelgazada
de la lluvia,
sus dioptrías de humo.
Tras la verde electricidad
de las cornisas,
buscando activos ojos
internos,
gestuales infrecuencias,
opacas realidades.
Más allá
era tu párpado necesario.-


***

Fraguar hoy
lo que no logramos aplicar
a la tristeza.
El llanto impermeable
que recorre
el colapso del pasillo
y dispara
un vector sin origen
ni extremo
donde se retuercen
esmaltes oxidados.
Vienes junto a mí
para diagnosticar
la mentira que resquebraja
el corazón de una puerta.
Tras él
el secreto de un hombre
y el irresistible rótulo
de aquella mujer
hechos pedazos.
Queda entonces
la náusea
que nos aísla,
esa fascinación que se adjunta
a uno de tus sueños.-




                                                                                                     

                                                                                                            Luis Lobato Valdés




Imágenes: Pinturas de Henry Asencio   (Estados Unidos, 1971)







quiquedelucio@gmail.com

lunes, 16 de enero de 2017

Intervención


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundidendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.594-



                                                                                                                 Zeuxis Vargas

Poeta  y narrador colombiano, nacido en Quetame en 1981. Es Licenciado en Psicología y Pedagogía de la Universidad Nacional de Colombia. Su último poemario es "Las cosas que aprendí", publicado por la editorial Seshat. Ha participado, además, de "Fabulistas de la intimidad"; Revista Quimera de España, "La poesía como necesidad" -Ensayo, Revista Asterión de Barranquilla. Fue escritor de la antología "Primera visión de autores cundinamarqueses" (2001), "Los mártires también son héroes" (Alcaldía Mayor de Bogotá, 2011), "Los fabulistas de la intimidad" en versión bilingë español-inglés (Estados Unidos, 2013), etc.



                                                                                       "Construir un propósito al levantarse
                                                                                        para poder caminar seguro del suelo.
                                                                                        Sospechar que hace falta algo
                                                                                        para que sea completo el humano"   










INTERVENCIÓN

Y yo te buscaba
te cazaba,
tu sombra huía.

No fue accidental este rumor
esta historia creciendo hasta ser
una sola palabra.

Denominé a mi forma de saber que existías
Un milagro.

El color de las cosas, la liberación de la realidad
eran intolerables cuando sólo pensaba en ti.

Había mucho de común entre nosotros
-digo-
el momento preciso para derrumbarse
y sentir que algo valía...
De antemano, teníamos la infancia
el lugar hollado por la voz
y la canícula.

Allí
calcinamos todas las insignias.

Perpetramos una liturgia triste
que ahora
es nuestra señal entre las cosas
y el mismo dolor
y hasta el mismo rostro estupefacto
y el mismo resto del amor
tan devastado.

Eso bastaba para muchas cosas.

Constantemente
codifiqué
compensé con designios
lo que no entendía.

Pero tú
no existías,
estaba en otra parte,
inadmisible.

Y sin embargo

Yo te buscaba

Imposible.

Uno termina
Uno empieza.-



SINÉCDOQUE

Esta vena arrinconada
de hombre,
alejada por la ausencia
también extraña.

Altera
angustia
como si buscara el tiempo
pero estás tan lejos
que ya no sé qué es la distancia.

Allá es de día
aquí, casi todo,
parece fermentar,
se ulcera
y entonces,
tengo que inventar ciclos
llamamientos
espasmos con huella
o con señal de urgencia
como alas emigrando
como cornamentas huyendo.

En la noche te imagino:
devorando,
ocupándolo todo.

Más allá de la liturgia
el hombre y la mujer
tienen el mismo deseo
la misma emergencia
y los sentidos.

No te culpo:
No es la hora
no era el lugar
no era este universo
pero...
el silencio te insiste.

Simplemente,
es la sangre,
esa cosa que sufre,
que gotea,
y se seca,
árida.-



GRANOS DE ARENA

Yo oficio la distancia
la queja queda
el túmulo de espacios sin nombre
las horadadas faltas del silencio

Esta arquitectura es la del olvido
y sin embargo
en los granos de arena
nace el cuarzo.-



ODISEA

Hablar desde lejos
como si ya fuéramos ausencia.
Declarar con las palabras
el abandono
que dejarán las cosas en nosotros.
Destejer este poema
como si de verdad fuéramos Penélope.-



ESCRIBIR

Registrar el universo por el respaldo,
acumular todos los datos posibles
de la harija y la pátina,
preparar el informe
de las imágenes que nunca existieron
y pensar que se inventa.
Sortear la pena de no creer,
producir siluetas enteramente echadas a perder,
dejar que un texto muera sin lector inventado
y soñar que el viento pueda descifrar el amor.
Dejar versos en la espalda de un muerto,
dejar caer una letra como si fuera una porcelana
y sentir en un cuerpo dormido
el calor de la ternura.
Vivir los días creciendo o casi consumiendo,
acumularlos para la fecha festiva de los márgenes
y oír que tienen nombre,
que se van llenando de fantasmas.
Escribir,
escribir hasta que comencemos
a aparecer entre las cosas.-



                                                                                                                  Zeuxis Vargas



Imágenes: Pinturas de Pascale Pratte (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

domingo, 15 de enero de 2017

Beberé tu sombra

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.593-


                                                                                                             Frank Pereira

Poeta colombiano, nacido en Barranquilla el 4 de mayo de 1948. Se desempeñó como vendedor de libros y bibliotecario oficinista. Asiste desde el año 2012 al Taller Literario Ojo de Agua, coordinado por la poetisa Margarita Galindo Steffens. Entre sus poetas referentes se encuentran Saint Jhon Perse y Olga Orozco.  Ha publicado en revistas de su país y en múltiples Revistas de la Web. Actualmente prepara su libro "Malabares" para ser publicado en Amazon.com Editores.


                                                                                                   "En la región de las bayas
                                                                                                     entre racimos fronterizos,
                                                                                                     la raiz constelada de la niebla
                                                                                                     naufraga en el vientre del alba"















BEBERÉ TU SOMBRA

Beberé tu sombra
anudando
capullos de luna
a la sed de una estrella.
Anudaré tus besos
a cada pétalo del silencio.-


BUSCANDO EL HORIZONTE

Sábeme tal,
como aprender
de la duda pintada en el vacío
al buscar un paisaje
debajo del fuego
y que nadie
inunde
de soles el círculo
de las escalinatas boreales.
Esas
con sus fisuras de luz
esconden
las cicatrices del azar.-



EN EL PRINCIPIO ERA EL VERBO

En el principio era el verbo
y el verbo
era tejido a la tierra,
era lejos
y las colinas del tiempo
cruzaban
los ojos de la noche.
No había signos
sobre el tapiz del pasado,
ni siquiera
el vapor de una huella.
Sobre el vacío
desordenado
en la gruta de los sueños.-


***

Hoy 
es el aniversario
de las voces
que corren por un crepúsculo
de colores desnudos.

Hoy
he trepado
los círculos rojizos de un desierto
con las arenas
recurrentes del azar.-








VERSOS

Hay versos
que tienen sombra escarlata,
otros
tienen la órbita
de un girasol fugaz,
se instalan en el infinito
de un fuego desnudo,
arden
como los capullos
eclipsados
en el último agujero de la noche.-



ES INÚTIL CALLAR

Es inútil callar
cuando el verbo
rueda insaciable
detrás
de una huella lejana
que
nada cambia
los pasadizos tempranos.
Y los huecos de azul
enredan voces
sobre los meandros del viento.
Es inútil
llegar al desván del silencio.
Es inútil callar.-



LA TARDE DE LOS PÁJAROS OSCUROS

Y los pantanos
cruzaron el día
y todas
las rocas llevaron su agua.
Y sus pájaros oscuros
tomaron
el destino de la lluvia
en sus noches matizadas de luna.-



LOS CATORCE INFINITOS Y MEDIO

Y luego
cayeron fulgores.
Cayeron sobre la niebla
en sofismas de luz.
Donde se inventa la noche
después de un final
y ensanchada catorce infinitos y medio.-




                                                                                                             Frank Pereira






Imágenes: Pinturas de Aldo Luengo (España, contemporáneo)




quiquedelucio@gmail.com






sábado, 14 de enero de 2017

Un beso


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.562-


                                                                                                          Oralia López Serrano

Poeta y narradora de México, de estirpe sinaloense, radicada en Mexicali,  Baja California, México. Maestra de educación primaria y asesora de profesores. Creadora de libros y materiales educativos para niños y profesores. Organiza y presenta recitales de su obra poética, participa en congresos, foros, conferencias, cursos y talleres. Es autora de los libros: "Cien poemas y una vida", "Pasajes del centenario", "Mexicali. Voces del pueblo", "Corazón al viento", "Palabras breves pero profundas", etc. Ha participado, además,  en numerosas antologías tanto de su país como del extranjero.



                                                                                      "Estoy entreteniendo tus fantasmas,
                                                                                       para que la muerte no se los lleve;
                                                                                       hubiera sido fácil engañarla
                                                                                       si no supiera como duele"









UN BESO

Recibí un beso por teléfono
y no supe en que parte
del cuerpo detenerlo.

¡Cuánto tiempo sin recibir un beso!
Debo tener mucho cuidado,
pues puede ser uno equivocado.

-Pregunté- ¿dónde el beso?
y contestó: Donde tú quieras,
no te imaginas lo mucho que te deseo.

¿Dónde colocaré su beso?
Lo imaginé recorriendo todo mi cuerpo
y sólo logré lágrimas y estremecimiento.

Deseé guardarlo en un cajón
de mi habitación vacía
y lo dejé volar como hace tiempo,
mucho tiemo...él hizo con mi vida.-



HÁBLAME


Voy a platicar contigo cuando estés dormido,
ya que tu mente vague; entonces, me dirás
una sarta de cosas y me sentiré correspondida.

Háblame de tus locuras, de la verdad que habitas,
del por qué a veces de tu sonrisa
y esa mirada inquieta, que se planta en tu rostro.

Dime, en las ocasiones en que guardas silencio;
qué tantas ebulliciones tienen tus pensamientos;
y si hay un espacio en ti para mis versos.

Haz saber, si me recuerdas cuando estás lejos,
si sientes mis dedos que acarician tus cabellos
y escuchas que te llamo con tierno acento.

Cuéntame, si es que sabes, que persigo tus pasos
y anhelo siempre tu amor y tu regazo.
¡Háblame, así dormido, me encanta oírte!
Porque aunque tú no estés, ya no estaré tan triste.-



ERROR

En el transitar de la vida, he de encontrarte amado,
son muchos años ya perdidos
y en la muchedumbre, cómo has vagado.

He tomado tus manos con ternura,
tu cuerpo ha temblado con mis besos y caricias,
pero has sido tú, ¡Me he equivocado!

Tu voz he escuchado en el bullicio
y en el tumulto de los rostros,
he confiado en mis instintos, ¡y me han fallado!

¿Qué señal me darás, amado mío, para identificarte?
No dejaré esta vez, que la avidez de amor
y de ternura me confundan.

Vete despacio, sin prisa, te reconoceré entre tantas sonrisas,
será la tuya como la mía, quizá la más discreta;
tal vez andemos ambos, cubiertos de temor y de tristeza.

Y al reconocernos, hemos de constatar que no estamos errando,
porque ¡Qué pena amor! Nuevamente darnos cuenta,
que en vez de amarnos...debimos evitarnos.-



A VECES

Era un trinar de pájaros alegres;
pero a veces triste, muy triste.

Era un ramillete de bellas flores;
pero a veces marchitas, marchitadas.

Era una pradera verde y amplia;
pero a veces seca, muy seca.

Eran manantiales de agua fresca;
pero a veces quemaban, requemaban.

Era decir te amo diariamente;
pero a veces silencio, un gran silencio.

Era estar junto a él todos los días;
pero a veces lejano, muy lejano.

Era desearte tanto, con ternura;
pero a veces desprecio, despreciable.

Era la felicidad de tener compañía;
pero a veces soledad, soledad acompañada.

Y dejé que lo que era, ya no fuera;
pero a veces lo que es, duele...duele tanto.-




                                                                                                                Oralia López Serrano




Imágenes: Pinturas de la artista Natacha Sixto. (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com