Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2017

Brindis


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.628-
                                                                                                                Teonilda Madera

Poeta y narradora de República Dominicana. Estudió Literatura Española y terminó una Maestría en 1977 en Lehman College. Actualmente está haciendo sus estudios doctorales en The Graduate School and University Center de Nueva York. Integra el Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos (CEPI). Ha sido antalogada en Who's who Among American Teachers, Evas Terrenales, Moradaalsur, Ensayos críticos sobre escritores dominicanos del Siglo XX, etc. En el año 2000 fue seleccionada por la Iberoamericana de Poesía para participar en la Tercera Exhibición Internacional de Poemas Poster reaalizado en St. Thomas University.



                                                                           "La ceniza de la gran noche que vivimos
                                                                            extiende sus dedos colosales sobre las sienes.
                                                                            Nadie queda de aquellos que conocí en el viento
                                                                            la violencia ha domesticado nuestros zapatos"










BRINDIS

Brindo porque me libero del amor
y se libera conmigo como
peces resbaladizos;
porque tu mezquindad se llevó
el torbellino de esta piel
que enloquecía contigo;
brindo porque mis labios,
se han humedecido
y en el pecho hay un retoño
de olivo, y si mañana te dicen
que amo a otro, ¡no te sorprendas querido!
porque en mi duerme el amor
que una vez me brotaba
contigo, y sus raíces gestarán
ante un nuevo estímulo
y subirán como espigas,
y de mi cuerpo emanará tu semen
como un río que arroja peces dormidos,
y no olvides, que también brindaré
por ti porque al fin te has ido.-



REDES

Envidio a los buzos porque son
peces que llevan la vida a cuestas.
Envidio a los buzos que se beben el mar
con los ojos y se preñan de corales,
de algas, de tesoros sepultados.
Envidio a los buzos porque les nacen
aletas en los pies y recorren sin temor
los caminos turbulentos.
Envidio a los buzos porque el pescador
no los puede atrapar en sus redes.-


OBSIDIANA

De obsidianas noches vengo;
vengo de amarillos insomnios,
de lunas cálidas,
de soles  muertos de frío;
vengo de despertar el pasado
que quedó dormido en tus palabras;
vengo de lugares áridos y fértiles,
cansada estoy de venir
de tantas partes.-



UNA MALETA

Una maleta es una organización forzosa;
es una aventura cerrada;
una maleta es un nido íntimo de secretos;
es un montón de posibilidades
que se abren en otro espacio;
una maleta es un viaje doble de uno mismo;
me gusta hacerte la maleta
porque es una forma de irme contigo.-



RECUERDOS

Van llegando los recuerdos
y apabullan la memoria;
se golpean unos con otros,
y se vuelven mariposas.
Primer recuerdo:
"No me olvide, Rodolphe" -dice muy quedo
Madame Bovary- y el muy bribón
le jura amor eterno.
Segundo recuerdo:
Aparece Penélope tejiendo amores
de hilo en el banco y rendidas
a sus pies yacen las últimas
hojas de otoño que Bécquer escuchó
en la nostalgia de la tarde.
Tercer recuerdo:
Se va apagando el amor entre sonrisas
y besos, y un quejido, apenas un murmullo,
se lleva mi inocencia.-



SORBITOS DE CAFÉ

Nadie sabe su procedencia
Dicen que vino del mar
cubierta de brumas.
En su piel traía perlas negras
y tesoros hurtados por Drake.
Tiene el mar en su lengua;
esa mujer enigmática
que debería parecerse a todas
se empeña en ser distinta;
es extraña como el bambú
del Viernes Santo y franca como la entrega
de los perros callejeros;
es dulce y apetecible
como un "te quiero" entrecortado.
Esa mujer no es tan distinta a las otras;
de vez en cuando suenan cosas imprescindibles;
se mira en el espejo; toma sorbitos de café
mientras se pinta los labios jugosos
y luego sale a enfrentarse con el mundo.
Sus congéneres, casi siempre, chocan
con ella sin que esté en el medio.
A ella le gusta el cundiamor, los jobos,
las tisanas y el mar de afuera.
Escucha a Juan Luis Guerra,
a Enrique Chia y a Mercedes Sosa.
Esta mujer es todas las mujeres de otras épocas;
lleva en su bolso su historia:
una ramita de olivo, un abanico nacarado,
un jabón Maja y unas hojas amarillentas.
Esta mujer se bebe el llanto de los sauces
y sus ríos internos crecen irrespetuosamente.
En su ignota memoria encontramos
la partida de Ulises, la Relatividad de Einstein,
las Guerras Mundiales, el holocausto,
las computadoras, el amor de Penélope,
los hijos de la violencia
y a ella le duelen y le pesan esas memorias.
Esta mujer es un poco huraña...
ella que debería parecerse a todas las mujeres
desea intensamente ser distinta;
lleva todos los hombres adentro;
le siguen hasta la cima;
ella guarda un secreto.-





                                                                                                              Teonilda Madera 





Imágenes: Pinturas del artista mexicano Rufino Tamayo  (1899 - 1991)








quiquedelucio@gmail.com

martes, 21 de febrero de 2017

El ombligo de la noche

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.627-
                                                                                         

                                                                                                                         Tali Weiss

Poeta y traductora israelita, nacida en 1965. Es profesora de Escritura Creativa y editora de libros. Licenciada en Comunicación  y Gestión por la facultad de Tel Aviv,   Master del departamento de literatura en la Universidad de Haifa. Ha presentado sus poemas en varias revistas israelíes. Publicó cuatro libros de poesía: "Siam" (1997), "Poemas tranquilos" (2010), "Como una pluma" (2013) y "El ombligo de la noche" (2015). Es miembro de la Asociación de Escritores de hebreo en Israel. Los siguientes poemas fueron traducidos del hebreo al español por la propia autora.


                                                                                "con precaución toco la pólvora
                                                                                 de las palabras que aún  no nos
                                                                                 atrevimos a decir,
                                                                                 un océano de secretos escondidos"









EL OMBLIGO DE LA NOCHE

¿Qué haces
en las altas horas de la noche
cuando el viento silba temores profundos dentro de ti?
Yo repito
este temporal
escucho jazz fogoso afroamericano
de Miles Davis
bebo con fruición la última gota
de Martini Tonic con limón
aspiro oscuridad.
En las calles se oyen ruidos de soledad
la noche no desaparece con la primera luz
solo está cambiando de lugar
como en los sueños. Como en el amor.-


***

Te construyo universos
para que tú tengas donde escapar
cuando tu corazón está pesado sobre este mundo.
Me preocupo por alfombrarlos con unas
estalactitas hermosas
de felicidad,
donde todo está permitido, todo está iluminado,
también el deseo más profundo
se realiza él mismo.
Si me necesitaras
me encontrarás en la habitación de trabajo
movilizo fuerzas de las estrellas.
En la vía láctea de mi amor
te construyo universos.-



EL AMOR ESTUVO EN QUIEBRA

El amor estuvo en quiebra
y me abandonó desnuda
tengo en mi mano un papel arrugado
por demasiado silencio
alrededor de mí, los ventanales quebrados,
el recordatorio para el caos del corazón.
El amor no me necesita más
y es bueno así,
yo me desperté.-


LA SENSIBILIDAD

Las personas sensibles se emocionan con la compañía
de otras personas.
Las palabras tiemblan
en el aire de la habitación.
Las personas sensibles se identifican con cáscaras
de otros
aún en la oscuridad,
en silencio.
Con una mano delicada les tejen
un velo de luz melancólica.-


***

Este fue un abrazo oculto del secreto
que todavía no descubriste
y esta fue la mrada que se cruzó con mi mirada
que creó la luz grande entre nosotros
parece que no hay en el mundo nada más que nosotros
estamos vinculados al amor temporal
que está trepando hacia la nube pasajera
y acariciando la nube solitaria.
Ambos en un calor del cuerpo compartido
por un momento estamos mordiendo del fruto dulzón
que está dejando en nuestras bocas el sabor del
recuerdo de nuestra juventud perdida.-



UN PÁJARO HERIDO

Pájaro herido, cuéntame
cómo llevas tú el peso de las nostalgias del cielo
cómo tu conjunto desde el final del mundo se está juntando
como un abrazo
y de dónde brota tu gorjeo compasivo, a pesar de tu herida.
Enséñame pájaro herido
a ubicar
una semilla de la luz en los fondos de la tierra,
a consolarme de la nada.-


COMO NERUDA

Háblame en español
con pasión
como Neruda
hasta que olvide mis amarguras del lenguaje corporal
e irrumpirá dentro de mí la bailarina de flamenco
a la pista de baile
entre tus brazos apasionados.
Háblale en español
hasta que ella se quite
su vestido de muselina
y las flores rojas de su cabello
se desparramen por todas partes con deseo.
Sé generoso con tu lengua
como Neruda,
¡ámame en español!.-



EL APUÑALAMIENTO

Yo era una maniquí perfecta
todas las vestimentas que me ponían,
eran adquiridas inmediatamente
nunca me quejaba de los pinchazos
de los alfileres en mi piel.
Pero las otras maniquíes me envidiaban
y me golpeaban con furia
hasta que mi vestido se desintegrara
todas mis partes se desarmaran
y fui tirada a un rincón oscuro.
Y yo, con mi deseo obstinado de vivir
limpié los restos de la vergüenza
encerré en na caja
mi sueño de ser maniquí
y me puse a escribir poemas.-



EN UN UNIVERSO PARALELO

En un universo parelelo descubrimos la ternura
y la sensualidad maravillosa en el tiempo
en que se detuvo
al pasar por nosotros
cuando volamos por las ondas aéreas del amor
y nos olvidamos
del mundo solitario
donde vivimos en silencio.-


                                                                                                               

                                                                                                                         Tali Weiss




Imágenes: Pinturas de Juana Romani  (contemporánea)




quiquedelucio@gmail.com

lunes, 20 de febrero de 2017

Con ojos propios

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.626-


                                                                                                       May Rivas De La Vega

Poeta, editora y gestora cultural de Perú, nacida en Arequipa en 1962. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Literatura en esa misma casa de estudios. Tiene publicado los poemarios "Con ojos propios" (Magdala Editora, 1996), "Si Dios fuera mujer" (AzulVioleta Editores, 2006). Su poesía figura en diarios de circulación nacional y revistas del exterior, así como en diversas antologías. Ha participado en numerosos encuentros literarios internacionales. Hasta 2007 fue encargada del Fondo Editorial del Instituto Nacional de Cultura.



                                                                             "Cuatro, número misterioso,
                                                                              perfección del aquimista
                                                                              en los puntos cardinales, las estaciones,
                                                                              la trilogía de los cuatro elementos en el Cosmos" 









CON OJOS PROPIOS

Repaso el mundo con ojos propios
recién descorro la cortina
y extiendo los brazos
acariciando suavemente con la punta de mi lengua
el aire que me cubre y se enrosca entre mis piernas
me devuelve íntegra, margarita sin deshojar
a pesar de gaviotas pasajeras
a vuelo raso y continuo
despeinando sutilmente la negra cascada de mis cabellos
con el triple seis de mil pretextos
y la luz rota de mis estrellas
bajo el peso del trueno
juegan con los días de tu regreso
con el invierno que llegó desde ayer
y no quiso esperar
que la cama la caliente
el ondear de tu cuerpo sobre el mío
el estallar en planetas y galaxias llenas de vida
el fragor de nuestra batalla
a pesar de los pasos que nos separan tu aliento lejano
persiste
metido hasta en las uñas
y me envuelve en las letras crecidas de tu nombre.-



A IMAGEN Y SEMEJANZA

Soy una mosca atrapada en humo
las velas siguen escondidas convocando tu cuerpo
busco en el abismo de la espalda
lugar para mis ventosas
y no resbalar en la memoria;
siempre presente la omnipotencia
de tu nombre
último grito de inconciencia
Dios, todopoderoso
recurro a ti ahogada de placer, reclamo más,
otra vez,
sigo atrapada en el humo que cruza
y abraza mis alas transparentes.
Dios, tu enorme mano atrapa
oscurece el cielo para apelmazar lo bueno
y lo malo de mi alma
así me redimes y ya no soy mala;
Dios, juegas a las damas en mi lomo herido,
moldeas figuras;
quítame estas ataduras
si soy a tu imagen y semejanza, sabes
cómo son los oscuros corredores
en los que me arrastro y masturbo.
Tú me entregaste al goce, tú me enseñaste,
ahora libérame,
me cansé de contar los días que me das
a cuenta de otros favores
ponerme en el útero una letra equivocada.
No quiero ser la mala broma de este invento;
los que bañan sus cuerpos en torno al árbol,
son ángeles malditos, desolados en esta tierra
lúcidos hasta la desesperación.-



EL BESO DE JUDAS

La muerte pasa su brazo cómplice
me da el beso de Judas, congela mi sorpresa,
por encima de tu hombro oteo
la huella de su paso, de costado
orillando el mar, el resquicio de las olas,
ese largo trapo que arrastran sus esbeltas ancas
moja de amargo el llanto
del océano adolorido
vomita las entrañas
latiendo calientes, redondas
rompe con su presencia de piel desollada,
se acerca con sonido de trueno
levanta su capa de bailar
levanta la pierna y cae con gracia
danza, me rodea,
estira el faldón sobre mis pies
ahora marcados con su signo.-



MENSTRUM

Cada veintidós días
el alambique biológico
marca de carmín el calendario.
Envuelta en parras ungiré mi cuerpo
que se desangra lentamente y sin control,
veintidós hacen cuatro cuando rozan sus contornos
y copulan unos encima de otro.
Dejaré fluir mi centro suavemente
hasta cumplir con el ritual obligado;
el cuarto día llega,
cubierto por castaño mantón
en lomos de una jaca,
me alcanzará la vasija de bronce
para mi ofrenda a la luna
marcando con un aspa reluciente
cada veintidós del calendario.
Alegremente despediré la fiebre
con mi pañuelo de blanco encaje.
Así beberé agua sagrada del ave fénix
para componer mis partes y volar.-




                                                                                             
                                                                                                May Rivas De La Vega




Imágenes: Pinturas del francés Claude Monet  (1840 - 1926)





quiquedelucio@gmail.com

domingo, 19 de febrero de 2017

El cielo que sobra

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.625-


                                                                                                        Federico Luis Baggini

Poeta y narrador argentino, nacido en Buenos Aires el 1 de agosto de 1987. Cursó la Licenciatura en Biliotecología, impartida por el Instituto de Formación Técnica Superior de Buenos Aires. Trabajó como bibliotecario en la Biblioteca Popular "Helen Larroque de Roffo". En 2012 publicó el libro de cuentos "Acariciapájaros y otros cuentos", con prólogo de Carolina Quirós, posteriormente "Repeticiones, reiteraciones" con prólogo de Dora Berdugo y "Agonías" con prólogo de Luis Autalán. Tomó talleres de escritura con diferentes personas de oficio en la materia y dictó talleres para iniciación en la escritura. Ha colaborado en numerosos medios vinculados a la literatura.


                                                                                     "Me preocupa tu recurrencia
                                                                                      los servicios del vez en cuando
                                                                                      llamaradas, desfiles de chirridos
                                                                                      de cualquier forma, así pasan los días."


                                                               









EL CIELO QUE SOBRA

Los pájaros se duelen, me anochecen.
El debajo se recrudece, se entrevera.
Los puñados se hieren, me apesadumbran.
Los ausentes se reclaman, se rematan.
Los vientos se llueven, me alargan.
Las revueltas se recogen, se asemejan.
Los pliegues se nublan, me enderezan.
Lo apagado se despega, se atraviesa.
El adentro se encarniza, me aploma (o desploma).
Los ríos se presienten, se lloran.
La demasía se renombra, me canciona.
Los costados se taxonomizan, se ontologan.
El zumbido se embiste, me sucumbe.
Los impedidos se reclinan, se joroban.
El polvo se acompaña, me descalza.
Los alrededores se encogen, se intiman.
La mayeútica se embebe, me relumbra.
El procústeo se denota, se ergonomiza.
Lo servil se procede, me remonta.
Lo suspendido se atasca, se atraganta.
La apetencia se genitaliza, me saliva.
La mitad se apiada, se concede.
Más allá, se coagula la muerte.-



LO POCO QUE NOS QUEDA

No se trata de eso,
se trata de la uña del silencio,
un ruido ensayado,
el gesto asumido
del aroma entonces.
una desesperación en la punta
de  los árboles,
un desencuentro cn mucha prisa,
estatuas frente al espejo.
Del pasillo con su revoque de voces,
un desamparo antes de llegar,
el empinado afán de toda escalera.
La otra mitad de la muerte,
Una niña y los vidrios en su preludio,
cierta locura en breves giros.
Océano encerrado entre hijos,
Higuera del alarido/mitad del violín,
algún párpado que llena lo ínfimo.
Nace un vientre sin cuerpo,
abastecer las manos
hacia el semblante,
la piel del incienso,
frente a tanta piel.-



APRONTARSE

Nada puede decirse de las espaldas,
las revueltas desnudas,
apoyadas las manos,
ancha la sangre un poco más allá.

Cerca del pie, otro pie.
El anterior precipicio tendido,
vertido lo sólido, trémulo,
ya se hubiera dado eso cuajado.

Por ese entonces orinan las palabras,
alguna vez se suda el destierro,
La ceniza resignada ya, se resigna;
tantos otros lugares contra el reverdecer.

Las plumas no regresan por sus carnes,
las carnes no vuelven por sus huesos,
los huesos no son una probabilidad,
la muerte tal vez, quién sabe, lo sea.

Hacia arriba un puente,
y unos cuantos rostros,
Ciénaga, una tibieza en los contornos,
se enredan las cegueras entre el vacío.-


AIRE LIBRE

Un asomo,
cómo no asomado,
para que el desembarco no realce
lo adecuado
Un asomo,
tal vez desenredando las cruces
hundidas
en el periodo de las manos
Sin descender la frente,
sin marchitar la fascinación,
Hay quienes improvisan una fe,
luego se persigue,
luego se profesa.

Hay pasamanos
aunque nos hallamos
mutilados.
Muerte,
aun en el llanto de la vida.
Las sangres,
todavá calientes,
hacen el olvido.
En cambio no,
y no:
los cuerpos del cadáver
hacen el amor.

Los elencos del discurso
sus torsos animales,
permanecen, prevalecen
la moratoria.
Sólo debe bastar un gemido
un crujido
el desastre de la carne,
entre tanta tarde,
Al borde de lo copioso,
duerme aquel que yace
yace aquel que duerme.-



VAN A DESMADRAR

Suponía que algo los emparentaba
tan lejos como se pueda,
acentuar, sumergise en la intemperie,
Endémico.
Debajo de la piel solo el trinar
inhóspito, el mundo cae sobre el mundo.
Quiza, sea, quizá lo que quizá sea.
La pisada remota, cierta arquitectura,
acicalada detrás de las orejas y más allá.
Como si alguna vez fuésemos los huesos
de algunas sombras en su frenesí.
Libreta y libreto en mano,
quien anuncia la razón,
bajan los índices,
median los pulgares,
se ahorcan los artefactos de facto.
La piedra que horada la gota,
el agua se ahoga en el mar.
Le asaltan los rezos al perturbado,
unos cuantos alambrados,
y ya nada queda para quien resopla.
Voluptuosas tesituras,
en dónde encajará la complicidad,
a dónde el quebranto,
será mejor la lengua viva,
y entre tanto,
la culpa que nos parió.-




                                                                                         

                                                                                                    Federico Luis Baggini




Imágenes: Arte digital contemporáneo.







quiquedelucio@gmail.com

sábado, 18 de febrero de 2017

Trinidad

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.624-



                                                                                                                Analía Pagura 

Poeta argentina, nacida el 29 de diciembre de 1977. Creció y vive actualmente en La Tablada, partido bonaerense de La Matanza. Cursó dos años en la Universidad de Buenos Aires, trabajó durante una década en el desarrollo de proyectos culturales en su ciudad natal, allí organizó eventos artísticos y tertulias literarias. Ha publicado, entre otros,  "La trinidad de las cosas evidentes" a cargo del sello "Prosa Editores"



                                                                                           "mirada de verde se yergue
                                                                                            impasible la savia que lava
                                                                                            la inunda y desata el destello.
                                                                                            Viva por dentro, su margen errante" 










LA TRINIDAD

no acurruco en mi pecho
ni abro la ventana cantando
ni perfumo el aire que me rodea
ni alegra mi sola presencia.

Hembra. Hembra.

No anido. No tejo.
No lloro, ni pataleo.
No discuto con mi estirpe
ni aborrezco mi género,
no me asomo al amor enamorada
ni le remiendo las medias a un ogro.
No me río, ni dejo pasar
ni dejo que se me pase.
Hembra.
Hembra.
Hembra.-


8

Viva por dentro
su margen errante
hablándose, eterna,
como si alguno escuchase.

El recuerdo embalsamado,
nutrida del río que crece,
música de sus entrañas,
que la agita y la suelta.

Corre a escuchar la voz,
el amo, distante,
los pies, enraizados,
roídas las venas de tardes octubres
sacude la escarcha
dominada,
inmóvil.-


9

Piel de pétalo
rosando todo
un quejido de piel
cuarteada
y el crujiente de escarcha petrificado.

Absorta en pliegues del nectario
y el cáliz
hueco
del que pudo ser miel a borbotones...

pétalos de piel...

y la herida del injerto
aflorando,

asomada
al precipicio
crece erguida a pesar del pedregullo.-


8

está en la mente del viajero
la distancia latente...
distanciarse
disociarse
extrañarse
extraviarse.
Ser otro, por un rato.
Nutrirse
de la otredad de sí mismo
cuando está lejos.-


7

Estás en la casa
de la habitación
del mueble
del cajón
de la cajita.
Esa.

Ahí estás, guardado entre las otras cajitas
desde hace tanto,
desde hace nada...
ahí estuviste siempre y vas a estar,
quietito,
congelado en la historia,
suspendido en el tiempo y en esa caricia de mi mano
que quedó latiendo.
Ahí estás, a veces tibio y acurrucadito
aunque me hervís la sangre durante noviembre.
Vestigio vestido  de octubre
doliente maloliente malhechor de abrazos
y danzas sobre el agua.-


3

Esto tiene que tener un final feliz.
La sola idea de que así no sea, me estruja el pecho
y me deja sin hambre por días.

No hay sueño. No hay recreo. No hay sosiego.
Rechinan los dientes,
me muerdo,
me como,
desaparezco
y ahí está otra vez la figura del gigante
queriendo arrastrarme del pelo,
¡Cavernícola!
a su guarida, la roca,
la roca,
la ropa áspera,
yo, comida.
Yo, alimento, digerida.
Desde el pelo a las caderas,
Cavernícola...-



                                                                                                       Analía Pagura





Imágenes: Pinturas de Matteo Arfanotti  (Italia, 1974)





quiquedelucio@gmail.com



viernes, 17 de febrero de 2017

Alquimia

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.623-



                                                                                                            Ana Milena López

Poeta de Colombia, nacida en Palmira en 1954. Es ingeniera agrónoma, profesora universitaria y analista del sector agropecuario. Publica sus columnas en periódicos virtuales como Eje21, Proclamadelcauca, Palmiguia, etc. Forma parte del Encuentro de Poetas Colombianos "Museo Rayo" desde el año 2007. Es fundadora del Movimiento Poético Musas de la Casa del Virrey, en Cartago, Valle del Cauca y del Recital de Velas y Faroles en Quimaya, Quiondío. Publica sus poemas en la antología Universos del Museo Rayo y en la del Verso Roldanillense. Presentó su libro "Sinfonía para violín de dos cuerdas" en la Feria Internacional del libro de Bogotá 2016.



                                                                                  "Llevo en medio de mí,
                                                                                   mil hombres que me espían
                                                                                   esperando el momento de asomarse a mis ojos,
                                                                                   a mi lengua, a mis pies, también a mis oídos"












RAQUEL ALQUIMIA

No permitiré que mi pozo se agote. No.
Todos bebemos de su agua fresca en las mañanas.
Yo,
gozosa,
cada día lo recargo con lluvia de lágrimas.

Cuando la luz se oculta y el sueño
arrulla las almas
camino al pozo serenado,
desciendo el odre
y acarreo su agua hasta descansarla
en el fuego de mi corazón en brasas.

El vapor
ardiente
vuela.

Cosida a mi manto
puntada a puntada
una enorme luna
le espera.

Vaporoso y silente
tropieza, resbala y gotea
hasta sumergirse en la líquida tinaja.

¡Ya está pronta el agua!

De aquella salmuera resta la sal...

Y de aquella sal
oculata entre versos
surgirán estatuas.-



TOMATES ROJOS

Me gustan los tomates rojos y los afectos.
Quería cosecharlos
para verlos centellear al sol
y deleitarme en la emoción de su
línea curva.

Planté las semillas
y las acompañé con un soplo
para espantar sus miedos.

Me senté a su lado
y les canté
todos los arrullos que conocía
les susurré poemas
y posé mi mano sobre su surco
hasta verlos desplegar sus alas
buscando la luz.

Entonces
la lluvia ahuecó las velas de mi esperanza
y viajé entre ráfagas de viento
a encontrar el tiempo cierto.

Hoy
me reconozco sembradora de nada
desatinada
cuando veo racimos de tomates rojos
llenando de complicidad y afecto
el huerto del vecino.

Porque en el mío...
en el mío no crecieron
ni siquiera uno quiso hacerlo.

Nunca hubo entre nosotros
cosecha de tomates rojos.-



EN EL CENTRO DE LA VÍA LÁCTEA

Salimos a galaxiar
buscando casa para alquilar.
Mi mamá llevaba el perro
y mi papá mis hermanitos.
Yo iba adelante,
ariendo la búsqueda como un capitán.

Llevamos merienda
pues nos advirtieron que la caminata
tomaría ese año-luz y tal vez muchos más.
Entramos al cuarto-de-aguas antes de salir de viaje.
Y llevamos sombreros de ala ancha
para sombrearnos de todos los soles.

Papá y mamá se miraban cada vez que gravitaban
hacia una nube de estrellas...
No encontramos huecos negros ni lluvia de meteoritos.
¡Qué pena!

Visitamos veintisiete galaxias.
La enana de Can Mayor era la más cercana.
Entonces
recorrimos todas las catorce Enanas.

La Gran Nube de Magallanes y la Pequeña también,
aunque a mi madre no le gustó para nada .

La de Andrómeda, la del Triángulo, las tres de Leo y las Sextantes.
No visitamos la GR8 pues nos llevaría en Años-Luz
cinco millones !

A mamá le gustó la que decía Vía Láctea.
En el centro tenía un parque al que no le podíamos
ver las orillas.
Ni siquiera
saltando
¡bien alto!

Y estaba lleno de árboles, de flores, de ardillas,
de iguanas que comían zapallo
y de micro titíes
a los que tanto les gustamos.

Allí nos trasteamos.

Ahora nuestro barrio se llama Sistema Solar
y mi casa está en la Tierra,
cerca del mar,-






                                                                                                      Ana Milena López



Imágenes: Pinturas de la artista Michele Armas.









quiquedelucio@gmail.com




jueves, 16 de febrero de 2017

Noche y nieve

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores.   Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.622-


                                                                                                     
                                                                                                          José Emilio Pacheco

Escritor, poeta y ensayista mexicano, nacido el 30 de junio de 1939 en Ciudad de México y fallecido, a los 74 años, el 26 de enero de 2014. Fue  miembro de la Academia Mexicana de la Lengua obtuvo importantes galardones como el Premio Cervantes, Premio Iberoamericano Pablo Neruda, etc.  También cultivó con éxito el cuento y la traducción. Se le considera integrante de la llamada "Generación de los Cincuenta". Fue profesor en la Universidad de Essex y en la Nacional Autónoma de México. Entre su extensa obra, se puede citar: "Los elementos de la noche", Morirás lejos", "Las batallas en el desierto", "Desde entonces", etc.


                                                                                    "Vuelve a mi boca, sílaba, lenguaje
                                                                                     que lo perdido nombra y reconstruye.
                                                                                     Vuelve a tocar, palabra, el vasallaje
                                                                                     con tu propio fuego te destruye"











NOCHE Y NIEVE

Me asomé a la ventana y en lugar de
jardín hallé la noche
enteramente constelada de nieve

La nieve hace tangible el silencio y es el
desplome de la
luz y se apaga

La nieve no quiere decir nada: Es sólo
una pregunta que
deja caer millones de signos de
interrogación sobre el
mundo.-



LA DIOSA BLANCA

Porque sabe cuánto la quiero y cómo
hablo de ella en su ausencia,
la nieve vino a despedirme.
Pintó de Brueghel los árboles.
Hizo dibujo de Hosukai el campo
sombrío.

Imposible dar gusto a todos.
La nieve que para mí es la diosa, la
novia,
Astarté, Diana, la eterna muchacha,
para otros es la enemiga, la bruja, la
condenable a la hoguera.
Estorba sus labores y sus ganancias.
La odian por verla tanto y haber crecido
con ella.
La relacionan con el sudario y la muerte.

A mis ojos en cambio es la joven vida, la
Diosa Blanca
que abre los brazos y nos envuelve por
un segundo y se marcha.
Le digo adiós, hasta luego, espero
volver a verte algún día.
Adios, espuma del aire, isla que dura un
instante.-



EL FUEGO

En la madera que se resuelve en chispa
y llamarada
luego en silencio y humo que se pierde
miraste deshacerse con sigiloso
estruendo tu vida
Y te preguntas si habrá dado calor
si conoció alguna de las formas
del fuego
Si llegó a arder e iluminar con su llama
De otra manera todo habrá sido en vano
Humo y cenizas no serán perdonados
pues no pudieron contra la oscuridad
tal leña que arde en una estancia
desierta
o en una cueva que sólo habitan los
muertos.-



EL MAR SIGUE ADELANTE

Entre tanto guijarro de la orilla
no sabe el mar
en dónde deshacerse

¿Cuándo terminará su infernidad
que lo ciñe
a la tierra enemiga
como instrumento de tortura
y no lo deja agonizar
no le otorga un minuto de reposo?

Tigre entre la hojarasca
de su absoluta impertinencia
Las vueltas
jamás serán iguales
La prisión
es siempre idéntica a sí misma

Y cada ola quisiera ser la última
quedarse congelada
en la boca de sal y arena
que mudamente
le está diciendo siempre:
Adelante.-



LA MATERIA DESHECHA

Regresa, canción, hasta el paraje
en donde el tiempo acaba mientras
fluye.
No hay monte o muro que su paso ataje:
lo perdurable, no el instante, huye.

Ahora te nombro, incendio, y en tu
hoguera
me reconozco: vi en tu llamarada
lo destruído y lo remoto. Era

árbol fugaz de selva calcinada
palabra que recobra en su sonido
la materia deshecha del olvido.-




                                                                                                 José Emilio Pacheco 







Imágenes: Pinturas de Michael Malm  (Estados Unidos, contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com