Páginas vistas en total

martes, 27 de septiembre de 2016

Cómo pesa el amor


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.484-



                                                                                                             Gioconda Belli

Poeta de Nicaragua, nacida en Managua el 9 de diciembre de 1948.


                                                                             "Recorrer un cuerpo en su extensión
                                                                              de vela, es dar la vuelta al mundo
                                                                              atravesar sin brújula la rosa de los vientos
                                                                              islas, golfos, diques de aguas embravecidas"










CÓMO PESA EL AMOR

Noche cerrada
ciega en el tiempo
verde como luna
apenas clara entre las luciérnagas.

Sigo la huella de mis pasos,
el doloroso retorno a la sonrisa,
me invento en la cumbre adivinada
entre árboles retorcidos.

Sé que algún día
se alzarán de nuevo
las yemas recién nacidas
de mi rojo corazón,
entonces, quizás,
oirás mi voz enceguecedora
como el canto de las sirenas;
te darás cuenta
de la soledad:
Juntarás mi arcilla,
el lodo que te ofrecí
entonces tal vez sabrás
cómo pesa el amor
endurecido.-


***

Rechaza muchas veces una extensión
encuentra el lago de los nenúfares
acaricia con tu ancla el centro del lirio
Sumérgete ahógate distiéndete
no te niegues al olor la sal el azúcar
Los vientos profundos
cúmulos nimbus de los pulmones
niebla en el cerebro
temblor de las piernas
maremoto adormecido de los besos.-




ES LARGA LA TARDE

Es larga la tarde
como el camino curvo hasta tu casa
por donde regreso arrastrando los pies
hasta mi cama sola
a dormir con tu olor engarzado en mi piel,
a dormir con tu sombra.

Es larga la tarde
y el amor redondo como el gatillo de una pistola
me rodea de frente, de lado, de perfil.
El sueño pesa sobre mis hombros
y me acerca de nuevo a vos,
al huequito de tu brazo,
a tu respiración,
a una continuación infinita de la batalla
de sábanas y almohadas que empezamos
y que pone risa
y energía
a  nuestro cansancio.-



MI AMOR ES ASÍ

Mi amor es así,
como este aguacero,
rebotando contra el pavimento,
pintando de verde el campo,
Tapa-cielos,
tenaz,
mójalo todo,
se me riega por dentro
y lo siento latir en la yema de los dedos
cuando quiero tocarte
y no te tengo cerca.
Como este aguacero, amor,
me vuelvo un montón de agua entre tus brazos
ando desbocada por tu cauce
me hago arroyuelo en el pelo de tu pecho.
Así como esta lluvia,
me desbordo en palabras
para contarte todos mis quehaceres,
para meterte en todos los rincones de mi día,
en todos los aleros de mis horas.
Salto desde tus brazos,
como la lluvia que se derrama de los techos
y me duele la carne de querer prolongarte
de querer florecer la semilla en mi vientre
y darte un hijo hermoso y vital
como este invierno.-


***

Instálate en el humus sin miedo
al desgaste sin prisa
no quieras alcanzar la cima
retrasa la puerta del paraíso
acuna tu ángel caído
revuélvele la espesa cabellera
con la espada de fuego usurpada
Muerde la manzana.-





PARTIRÁS OTRA VEZ

Partirás otra vez
porque la tierra llama
con la fuerza de una mujer desamparada
partirás otra vez, mi amor,
porque es allá
donde la vida de tantos se resuelve.
Allá te espera la esperanza,
la lucha sin cuartel.
Allá son los desvelos
y el reto de un tiempo sin medida
tratando de saltar al paso de la historia.
Anda, mi amor,
anda con esos brazos que me abrazan,
con esa boca que me besa,
a chorrear fuego, amor,
a llevar esa fuerza
a la tierra desde donde salimos
a la tierra que amamos.
Anda, mi amor,
yo voy también aunque me quede lejos
y estaré allí con vos
en el viento y la lluvia,
en el calor del medio día,
en las tapitas de dulce,
en las chicharras y en los grillos,
en el peligro,
allí por donde andes,
andaré  yo,
entre la tierra y tu sombra
habrá una mujer
acariciéndote.-



PECERAS DE AMOR

Nuestros cuerpos de peces
se deslizan uno al lado del otro.
Tu piel acuática nada en el sueño
junto a la mía
y brillan tus escamas en la luz lunar
filtrándose por las rendijas.
Seres traslúcidos flotamos
confinados al agua de nuestros
alimentos confundidos.
Aletas de piernas y brazos
se rozan en la madrugada
en el oxígeno y el calor
que sube de las blancas algas
con que nos protegemos del frío.
En algún momento de la corriente
nos encontramos
lúcidos peces se acercan a los ojos abiertos
peces sinuosos reconociéndose
las branquias agitadas.
Muerdo el anzuelo de tu boca
y poco después despierto
pierdo la aleta dorsal
las extremidades de serena.-




                                                                                                             Gioconda Belli





Imágenes: Pinturas de Linda Christensen  (Estados Unidos, contemporánea)



quiquedelucio@gmail.com





lunes, 26 de septiembre de 2016

Palmeras

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.483-


                                                                                                            Ana Wandzik

Poeta y editora argentina, nacida en Rosario en 1981. Es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad  Nacinal de Rosario. Publicó: "Galopa y otros poemas" (La Paz, Rosario, 2013) y "Un huracán lento" (Danke, Rosario, 2016). Junto con Maxi Masuelli conduce la editorial "Ivan Rosado".



                                                                              "Por Uriarte nos tiramos en trineos de cartón:
                                                                               la pasamos bien con quince años.
                                                                               En un rato iremos a parar a la pileta
                                                                               otra vez a limpiar esta tierra
                                                                               a pulir este estado civil"










PALMERAS EN LA NIEVE

Nada pasa por el circuito cerrado de mi televisor apagado
cuando la única tara mental que me queda
es limpiarle la nariz a mi hijo
que ha pescado un resfrío estacional
nada grave
¡Hola otoño!

Estamos soñando
largo y tendido
cuando por debajo de la puerta avisan
que llegaron los vencimientos
boletas a dos tintas con cifras de tres.
El remedio es armar la carpa iglú
dentro del cuarto
salir a la caza de la mejor de las luces
esa que sólo se encuentra
al pasar la traslucencia flúo
de la tela de avón
brasilera.

Con Camilo miramos videos en youtube
tomo su chica mano y lo llevo
de la historia del rock
al de los peinados.
Él se duerme colgado a mí.
Yo me cuelgo
de palmeras
en la nieve.-



LEJANAS

Pini: una vez
vos viniste a Rosario
y fuimos todos al bar Berlín.
Luego tarde a la vuelta
yo te iba llevando en la bici
y por esquivar los adoquines de la calle Laprida
hice que te dieras la rodilla
contra un pilar de cemento
en la esquína del Círculo.
Después con los años
yo quise sellar esta amistad
que no terminará nunca
poniéndote de testigo
el día de mi unión civil,
día que llegaste al registro
con la boleta del teléfono en la cartera
porque habías perdido el documento.

¿Y vos Jori? ¿Te acordás de esas madrugadas
que cruzamos 27 sin manos
buscando algo más o menos urgente
que dilatara la hora de las estrellas?
Bueno, ese kiosco sigue estando
pero un día a plena luz mataron a un tipo
y perdura la marca de sangre en la vereda.-



UN HORIZONTE

¡Vengo del vibrar zumbado de tu panza de jugo, colibrí!
¿Dónde están tus hijos este verano?
Seguro empachados al pie del Juvenil
o volando libres
por los pantanos del Paraguay...
El tarope gira semicircular y amansa pronto en la orilla
la fauna lo saluda:¡Buenaventura camalta!
Naves calan como ballenas
vientres de soja
encallan en Puerto Paraná.
El camalote gira y si no,
se acopla.
100 metros cuadrados de jacinto en plancha.
Pasa el montacargas de sabroso tallo
la hoja es redondita como una hamburguesa.

Eh campeón
a la remera sublimada
todo se le borró.
Buscaba una geometría para la vida, nada menos.
Ahora pues, la uso para dormir.
Como es blanca de pura, es también fresca como una pileta
en la noche del riacho Carbón Grande.

Benteveo bucólico
de pecho dorado con antifaz de sombra
que bajas planeando sobre el espejo de cloro
levantas unos metros y escupes una piedra...
¡Levanta vuelo y ve a unirte con tu cría, Benteveo!
¡Los Estados latinoamericanos harán guardia
a tu nombre este verano!-



POR SIEMPRE ESTÁS MAÑANA

¡Por siempre esta luz así,
turbadora!
Aún en sueños
me han dicho al alba:
tomarás derecho por Avenida Parlamento Argentino
saludarás a la comunidad de tordos
que anida en la cabina globo de Entel,
un medallón de merluza gigante vendrá a tu encuentro.
Eres la bohemia, la vagancia
y el lumenproletariado.
¿Qué ves, qué ves?
Alto el río, amigo bagre
sube ligero el barro, sabalito.-



                                                                                         
                                                                                                         Ana Wandzik






Imágenes: Arte digital contemporáneo de los Estados Unidos.





quiquedelucio@gmail.com

domingo, 25 de septiembre de 2016

Arabescos

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.



                                   
Publicación N° 1.482-


                                                                                                 Kédija Gadhoum

Poetisa nacida en Túnez y residente en Estados Unidos. Doctora en Literatura y Cultura Latinoamericana por Ohio State University. Actualmente es profesora en español, consejera de estudios internacionales y supervisora de programas en portugués en el Departament of Romance Lenguages de la University of Georgia. En el 2003 publicó "Celosías en celo"y posteriormente "Más allá del mar". Sus poemas han aparecido en Afro Hispanic Review, Ediciones Torremozas, Ámbitos feministas, Humanismo Solidario, Tus Letras Escritas, Letras como espada, Área Revista Hispanoamericana de Poesía, etc.



                                                                                      "con frutos ambulantes en estériles
                                                                                        zaguanes la sombra y el destino
                                                                                        sin tallo sin verdor, los sueños
                                                                                        muelen su demorada pasión"









ARABESCOS

danza la noche con cuerpos vacíos
de nosotros en cada instante
se disuelven tus palabras difusas
antes de caer inconclusas en la vida
se enredan nuestros hilos.

alrededor del solitario fuego
recojo tus indelebles promesas
cubiertas con cenizas. promesas.

en la misma escena deshabitada
tarda tu metamorfosis en oraciones
sin sentido
sin amanecer. tarda.

¿será humano el mismo silencio?
serán visibles tantos naufragios
como tantas arrugas de la gélida piel.

en tus ojos de hombre turbio
arde como el aliento del tiempo
tu cuerpo candente en la sombra. miel.
vuelvo a vivir los rastros de tu aroma
como si fuera para siempre
el último beso de mayo.-



PANACEA

de colores parpadean las frívolas imágenes
pulsando truenos y congelando gritos.
ha llegado la abrumadora industria del ser.

modernas se despiertan las luces en púrpura malva
para el transeúnte día opaco respiran los versos.

luego el mismo encanto de los ecos
de oro las indiferentes conciencias.

despacio y perfecto el paisaje apenas
reconozco lo que vivo. viva inocencia.

en este calendario sin fechas
te quiero absolutamente
habitar
entera.-



PORQUE

en bocas de flores prohibidas confesé
mi soñado vivir en lenguas extranjeras
aún celebro la afortunada travesía.

sí... me aseguró...no siempre mi madre...
pero en otra vida...porque mi padre no...
                me sigue...
                    ...recordando todavía...no.
por qué mi padre
                     porque
                           mi madre
                                  sí, ma...
por qué.
volvimos a compartir el mismo jazmín.
porque la poesía siempre
                                               nunca es.

porque entre lápices y cuadernos
la jerarquía dictaba el escaso porvenir.
¿por qué? siempre repudiaban mis artes
porque las letras enturbian  para que...
después de tantos cuadernos y domingos.

los sagrados sueños llegan. tardíos
porque primero tenían que marcharse
(medio dormidos).
ahora que son museos vulnerables
y la utopía seda mi cano corazón
sólo me falta encontrar
el sí de todos los porqués.

en retrospectiva
               la ínfima hora
aunque breve
               el origen descansa
en el maquinismo simplificado.
en medio del misterio
mi consuelo, mi corazón.-



LA HISTORIA

otro tiempo sueña con otra sana identidad con versos
soñados la extrema barbarie
érase un 14 de enero en aquella           Primavera.
eran laicos los besos.
era la anhelada democracia.
un invierno en llamas en la selva de Dido

en cada pulso las caravanas acuñaban
un país. sano.
un himno. soñado.
una aceituna para todas las estaciones.

siempre peregrinos los mártires mapas.-



                                                                                             

                                                                                                          Khédija Gadhoum





Imágenes: Pinturas de Nanniyode Asokan (India, contemporánea) 




quiquedelucio@gmail.com

sábado, 24 de septiembre de 2016

Manderley

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.481-



                                                                                                       Antonio Medinilla

Poeta español, nacido en Málaga en 1965. Es coordinador de talleres literarios, publicó en el 2005 "Medievo". En el 2009 se traslada a Temperley, Buenos Aires, Argentina donde, comienza a trabajar como diseñador gráfico y corrector de textos. Allí edita dos cuadernos de su poemario "El SUR-sub" e imparte talleres sobre"Poéticas del siglo XX" y Técnicas de creación escrita. En noviembre de 2013 retorna a su país, donde edita el poeario GRETL en la editorial Palimsesto, tiene inéditos hasta la fecha otros poemarios , como: Inanna, Aviana, Psicolgía (Mon amour), Compañero, Olum, etc.



                                                                                               "dentro de mí no hay un faro
                                                                                                 sino un gato con cabeza de perro
                                                                                                 y corazón de barro que se muere,
                                                                                                 amásalo con el mar furioso,
                                                                                                 con la noche y el dolor"









MANDERLEY

me encontraba ante la verja
como todos los que sueñan

***

el mismo árbol
una y otra vez

el mismo árbol
el mismo árbol
el mismo árbol
antes de monderley

donde nunca
volveremos

***

la verja era el camino
la verja es manderley
la senda era oscura

***

la luz de manderley
se inicia en el sur

pero la luna
ante la verja
comienza en manderley

esto es seguro
y nunca podremos

***

la luz en manderley
la luna
pero la verja

***



anochece
en manderley
es de ley

poco a poco
en las ventanas

pero a veces manderley
pero a veces

***

en manderley
donde nunca
volveremos

sueño manderley

***

aunque a veces

a veces
los caminos

los caminos
en los sueños

y los sueños
a veces

por el camino
tortuoso
regreso a manderley

***

ante la verja y la luna
en el sueño
donde nunca volveremos

***
qué comeré

todo se reúne
lo sabemos

comeré
lo sabemos

te comeré
la distancia

la distancia
se come

lo sabemos

***

manderley sueña a manderley

la última noche de
un sueño en llamas

la última noche de
un sueño en manderley

donde nunca
ante la verja
volveremos.-


LOLA KIEPJA

Aquí estoy cantando, el viento me lleva,
estoy siguiendo las pisadas de aquellos que se fueron.
Se me ha permitido venir a la montaña del poder.
He llegado a la gran cordillera del cielo,
camino hacia la casa del cielo.
El poder de aquellos que se fueron vuelve a mí.

lola kiepja

¿Lola, dónde se fueron las mujeres que cantaban
como canarios?
Había muchas mujeres.

                ¿Dónde se fueron?
                -no tengo nada de tierra, ni una cosa.
                                            No tengo.-

¡Dónde se fueron los gigantes
del cielo Norte y el Sur helado,
y del Este de la Palabra y del Oeste?
¿Dónde se fueron?
¿Cómo contar los muertos?
¿Cómo mirar sin perder las orejas, Lola,
con los ojos del viento que sangran,
en la niebla del viento
que continúa disparando?

       .ya no quedan tucu-tucu. Ni silencio.
Ya no queda nada sino voces.
¿Dónde se fueron? ¿Dónde el mar y la lluvia?
¿Dónde la lechuza, la nieve y la luna?

               ¿Dónde el viento y el sol?
               ¿Dónde la palabra?
           -se pierden los significados pero no las palabras.

-Yo no puedo decírtelo todo. No es para civilizados.-


                                         (*) Lola Kiepja (? -1996)  Última xo'on del pueblo selk'nam,
                                         con un contacto directo con sus tradiciones, folklore y cantos sagrados.




GRETL

vuelve gretl ven

y aparta las algas de mi rostro celeste
con tus puños que muelen el trigo
con tus dedos que amasan el pan
con tus ojos de frío cristal ahogado

mírame la frente gretl

y susúrralo.

***

gretl lo que ves
es la noche
que siempre ha existido

hunde tus dedos
en la frente de mi vientre

y susúrralo

***

gretl
esto
sí lo reconozco

es el árbol de la vida
que sube hasta el cielo
y desciende
hasta el fondo de mar

extiende su savia por mi frente

y susúrralo.

***

algo quiere nacer y nace en mi casa
algo quiere nacer y nace
entre un hombre y una mujer
algo quiere nacer y nace gretl
con el silencio de un niño

el nacimiento de las olas
con la espuma del tiempo.-




                                                                                                  Antonio Medinilla


Imágenes: Pinturas de Thomas Benton y Albert Birkle (Estados Unidos)





 quiquedelucio@gmail.com                        



viernes, 23 de septiembre de 2016

La lentitud

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.480-



                                                                                            Ricardo Ramírez Requena

Poeta y narrador de Venezuela, nacido en Ciudad  Bolívar en 1976. Licenciado en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Es además librero y profesor universitario. En el 2011 obtuvo Mención Especial con el poemario "Maneras de irse", publicado por la Editorial Ígneo. Algunos de sus textos aparecen en revistas y páginas literarias de su país y de México, Colombia y España. Ha sido finalista en dos ocasiones del Premio de Cuentosde la Policlínica Metropolitana (2011, 2013). Ha participado, entre otras, en la V Semana de la Nueva Narrativa Urbana (2010).



                                                                                    "Mejor no hacer nada.
                                                                                     El demonio está aquí pero duerme.
                                                                                     Los labios no están prestos y se secan.
                                                                                     Mejor no hacer nada, solo eso"   


       







LA LENTITUD

Va lenta la semana. Nos gusta dejarnos para más
tarde, le lucidez a la mano con el pánico.
No somos la historia de nadie: un animal doliente
de promesas por los espacios del herraje, mientras
nos gritan, nos gritan y nos lamen las orejas con
susurros destrozados un disfraz de alegorías,
un refrán de majaderos.
La providencia de dios está llena de azares
de múltiples rostros.
De murmullos de espanto en los umbrales.
Momentos de ocio, de fotografía: la mujer desnuda
en la autopista, las torres del silencio, la noche
devoradora de mañanas.-



POSTAL DESDE LAS PALMAS

Querida Isolda:

Llueve.

Apenas.

Si uno mira con cuidado es como
un fractal del cielo en movimiento.

Cubre la plaza de ladrillos y al parque,
todo el círculo de este sitio callado.
Veo una tintorería que abre,
el abasto anunciando la hora de la ley seca
y su duración,
el edificio Cumarebo, el Atalaya,
los conserjes sacando la basura.

Me siento en el espacio menos mojado de la plaza.

Unos novios se toman fotos al fondo
del parque y piden mi ayuda para una foto
de los dos sentados en el banco de la izquierda.
Lo hago con cuidado.

Si supieras dónde ando,
a los pies de mi montaña,
en este reino de silencio a donde fui a parar
después del destierro que Mark me impuso
de no volver a Comualles, después de mi
estadía en Puerto Malo.

Si supieras cuánto agradezco al día
este resguardo, estos diez minutos,
ya despidiéndose.

Pasan las cotorras,
pasan también otros pájaros
y hasta los pocos vehículos que dan vuelta
se sienten poco.

Si te detienes, escuchas tus latidos
al unísono con la montaña.

Si te callas adentro, escuchas la lluvia como si fuera
un frotar de dedos.

Los novios se marcharon.

Volteo a los lados, arrojo el paraguas,
me quito los zapatos,
y como sufro poco de vergüenza,
me quito la ropa sonriéndole a la doña
que se asoma en la ventana.

Cierro los ojos. Siento la llovizna, mido su paso.

Levanto las palmas de mis manos.

Me olvido de todo, aquí en Manoa.

Soy apenas lo que queda del chubasco.-



CUERPO DE MUJER

Cuando el cuerpo habla, las palabras que lo nombren se deben ante él.
Debe darnos aquello que enuncia sus olores, el sabor del lugar del que
procede. Cada cuerpo habla a otros como a sí mismo;
despierta rechazos y acercamientos, dudas y certezas, epifanía y
desconcierto. Así la palabra con el cuerpo: le habla desde su doblez
y su carencia, su dulzura y sus aciertos. Cada palabra se levanta,
se lava, suda, se perfuma desde el espejo del otro. Lleva un ritmo
dictado por el cuerpo, que se abre sincero.






MANERAS DE IRSE

Las amigas de mi madre se han ido muriendo.
Primero fue Yolanda, de carne firme y silencio.
Luego vinieron la abuela Arreaza, quien le vio
el culo a todo El Cafetal de tantos años
poniendo inyecciones;
Elvira, su alegría y su cigarrillo perpetuo;
Beatriz, a quien no le tocaba
realmente pero decidió
irse, y al final Elena, impuntual.
Todas se han ido muriendo.
Quién les habrá dicho
que podían morirse así, como pidiendo
permiso.
Hay maneras de irse y cada una ha respetado
el pacto que las une.
Hay un orden de las cosas y mi madre
lo ha entendido en su silencio.
Se le ve en el rostro, cada vez que aparece Elvira
durmiendo o fumando en la casa,
o el ascensor decide detenerse
en el segundo piso, el de la abuela.
Tanto apuro y nadie quiere irse de verdad,
dice.
Tanto apuro y no pueden vivir sin contarme
sus asuntos en los sueños, comenta.
Me dejaron sola,
cuidándoles la calle y a su gente.
Yo cuento ahora los chismes, yo doy las clases,
yo pongo las inyecciones ahora.
Aún no puedo irme, me cuenta.
Ni que quisiera.
Cada día me encomiendan cosas nuevas
las pendejas esas.-



                                                                                                           Ricardo Ramírez Requena




Imágenes: Arte digital contemporáneo de los Estados Unidos.




quiquedelucio@gmail.com








jueves, 22 de septiembre de 2016

En primavera


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.479-



                                                                                                        Eduard Morike

Poeta y narrador alemán, nacido en Ludwigsburg el 8 de septiembre de 1804 y fallecido en Stuttgart el 4 de junio de 1875. Fue profesor de literatura en un colegio femenino de Stuttgart. En 1838 aparecieron por primera vez sus poemas reunidos, en parte ya publicados en revistas, el volumen fue ampliado varias veces hasta su cuarta y última edición en 1867. Los compositores Robert Schumann, Johannes Brahms y Hugo Wolf, entre otros,  compusieron canciones con textos poéticos suyos.



                                                                                            "Ah, querrías decirle a ella
                                                                                              que conozco cosas mucho más dulces:
                                                                                             ¡Nada hay más delicioso en este mundo
                                                                                              que abrazar y besar!"   








EN PRIMAVERA

Aquí estoy en la colina primaveral;
las nubes pasan a ser mis alas,
un pájaro vuela por delante de mí.
¡Ah, dime mi solo y único amor,
donde estás, para que pueda estar contigo!
Pero tú y las brisas no teneís casa.

Mi alma se ha abierto como un girasol,
anhelante,
expandiéndose
en amor y esperanza.
Primavera, ¿qué es lo que quieres?
¿Cuándo me apaciguaré?

Veo pasar las nubes y el río,
el sol besa su resplandor dorado
profundamente dentro de mis venas;
mis ojos, maravillosamente encantados,
se cierran, como si se durmieran,
sólo mis oídos siguen oyendo
a la abeja zumbando.

Pienso en esto y en aquello,
anhelo y, sin embargo, no puedo decir qué:
es mitad dicha, mitad lamento:
dime, corazón mío,¿qué recuerdos tejes
en las hojas verdes y doradas en la penumbra?
¡Dios antiguos e innombrables!.-




A UN VIEJO CUADRO

En la floración estival de un verde paisaje,
entre aguas frescas, cañas y juncos,
¡mira como el nocente niño
juega libremente
¡Y Allí, en el delicioso bosque,
ay, verdea ya el tronco de la Cruz.-



LA DONCELLA ABANDONADA

Pronto, cuando los gallos cacarean,
antes de que se disipen las estrellas,
debo estar junto al hogar,
debo encender el fuego.

Es hermoso el brillo de las llamas,
saltan las chispas;
contemplo su crepitar
sumida en la tristeza.

De pronto recuerdo,
muchacho infiel,
que por la noche
he soñado contigo.-



VIAJE A PIE

Cuando, con mi cayado recién cortado,
bien de mañana,
atravieso los campos,
subo y bajo colinas,
como el pajarillo entre las hojas
canta y revolotea,
como los dorados racimos de uvas
restallan de dicha
con el primer sol de la mañana:
así siente también mi viejo y querido
Adán la fiebre del otoño y la primavera,
el espíritu divino,
los nunca perdidos
primeros deleites del paraíso.

Tu no eres tan malo, oh viejo
Adán, como dicen los severos maestros:
no has dejado de amar y alabar,
no has dejado de cantar y glorificar,
como un día de la creación eternamente nuevo,
a tu amado Mantenedor.

¡Que así me sea concedido
y mi vida entera sería
entre el ligero sudor del caminante
un paseo matutino como este!.-



ENCUENTRO

¡Vaya tormenta la de esta noche
hasta que ha asomado la mañana!
¡Cómo han limpiado los desabridos escobazos
las chimeneas y las callejuelas!

Llega una muchacha por la calle,
que mira timidamente en su alrededor;
como rosas agitadas por el viento,
así se sonroja vacilante su carita.
Un apuesto joven sale a su encuentro,
quiere acercársele lleno de dicha:
¡cómo se miran alegres y turbados,
los pícaros pipiolos!

Él parece preguntar si su amada
ha arreglado ya sus trenzas,
alborotadas por la tormenta nocturna
en su cuartito desabrigado.

El joven sueña aún con sus besos
que le dio su dulce muchacha,
inmóvil, extasiado con su encanto,
ella se apresura entretanto tras la esquina.-




                                                                                                          Eduard Morike




Imágenes: Pinturas de la página Saachi Art




quiquedelucio@gmail.com




miércoles, 21 de septiembre de 2016

Cómo llegamos

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura qe organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.478-

                                                                                                         
                                                                                                        Makyla Curtis

Poeta nacida en Nueva Zelanda en 1978, con ascendencia escocesa. Estudia un Master en Artes en inglés en la Universidad de Auckland, junto con un Certificado de Lenguas en maorí. Es, además, impresora tipográfica y grabadora con interés especial en lenguas y dialectos, publicaciones de "Hazlo tú mismo" y tipografías. Esta publicación es parte del Dossier de poesía actual de Nueva Zelanda, preparado y traducido por Andrea Rivas (Círculo de Poesía de Nueva Zelanda).


                                                                                "Ella lo conocería con los ojos abiertos
                                                                                 cerrados o sin ellos,
                                                                                 dentro se ha implicado en poemas
                                                                                 dos páginas antes"









CÓMO LLEGAMOS A TIERRA

Había armonía preestablecida
de lluvia cayendo como diptóngos
pánico en las manos
blanco estridente
lento granizo
incesante.

El suelo del bote se hizo más débil
el mundo se hizo más audaz
la mano de voces
hizo eco en el matorral.
Perdí mi bicicleta
pero el auto circulaba inversamente
-nada ha cambiado-

Espectáculo en agua:
sobresaliendo más allá de la vida
salvaje de los nymphalidae.
Dulce vidente, llamando a
los tenientes del mar, el glastig
en las grietas y hendiduras de piedra
voces que se intercalan
entre los acordes vocales y el silbido
del viento-        una cadencia de tradición
                         un obstáculo de tiempo.

Las hermosas hendiduras en las colinas
cubiertas de musgo son
solo voces que doblan en las curvas
un vapor blanco que envuelve
una estrecha separación de labios.
Una cuchara se sumerge: gruesa avena y sal.

La distancia de la manija sostiene
el verde océano en la bahía
anhela que llegue a la orilla
mientras los fantasmas de nuestra memoria
desgarran la tierra.
Todo lo que era, descansa bajo
un terrón y césped turbulento.
Todo lo que es se sostiene encima.
Todo lo que será cuelga sobre nosotros
en la niebla.

Bajo las huellas del bosque en la cañada

estamos meramente congelados, congelándonos,
derritiéndonos,
moviéndonos
con la cuchara que sumergimos
colmada de una cortina negra
alzamos el tazón
en la oscuridad
y comemos.-



MADRE

La mujer que come
       come
                   como el viento
extendiendo poder en su llamado
-pies agrietándose en la tierra
diez semanas abandonado
y el empuje         empuje de ella
pero el ró se alza

en rigor de escala
en la izquierda central
pequeños cúmulos
un ojo en la pared
ya en la oscuridad
ella bombea bombea
             bombea el pedal
una capa de aire frío pasa a través
en la tercera sección
apogeo de navegantes
en busca del viento

la sal
ignora el empuje de la marea
lenta
y la orilla del mar
es el rítmico mecer de su crucifijo
amplia onda / un lento
susurro en su garganta.

escapa
su aliento
archipiélago, paria, abandonado
clemente en momentos
a lo largo del horizonte
curveándose como humo de cigarrillo
moviendo al oeste sobre el oeste
mientras el viento se levanta
historias ilegibles que ella           penetra
el texto
iluminando en sus ojos la mecha
atrapada en llamas

puntos de apoyo en los esquies
coros levantándose, una banda condensada
midiendo nuestra escala
seguimos el rastro - rastro

bebe la lluvia y espera
ella toma lectura del viento, las nubes, el viento
muelle condensándose en el frío
pero el puerto golpea y agrieta

recubre el suelo de ollín
el viento en la chimenea
y el lamento aullado de
el viento habla

Ella espera al hogar

sobre las brasas de la estufa
y el dulzor del hogar
un otoño negro llega
torrencial
y las colinas acarician crudeza
        crudeza
en morado escozor crudo
sobre las brasas de la estufa

ella nos escucha, nos huele
ella nos ve llegando
en patrón de panal de abejas
el humo gira
antes de que la lámpara se encienda
y las voces sean tangibles
ella olfatea
y el aire se hunde
el delgado sobre de humedad, el hedor amargo
"¡Ellos dijeron que estarán en casa para mañana!"
pero ella no alza la vista
redondas nubes cerradas
distanciadas y
encntrando una voz
tierra a la vista
nos acercamos al salino goteo
          goteo
goteo.-




                                                                                                    Makyla Curtis



Imágenes: Arte digital de Estados Unidos.





 quiquedelucio@gmail.com