Páginas vistas en total

domingo, 26 de marzo de 2017

Buscándote azul

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propa aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.654-


                                                                                                                Teresa Mateo

Poetisa española,  nació el el 12 de octubre de 1984 en Murcia. Estudió Arte Dramático en la Escuela Superior de Arte Dramático de Murcia y después cursó la carrera de Trabajo Social en la Universidad. Actualmente vive en Madrid, ha participado en diversos recitales y proyectos colectivos, incluída en "Doce veces un año", una antología de jóvenes escritores vinculados a las redes sociales. Su primer poemario es: "Cuando nos repartimos los bares" (Frida Ediciones, 2015).




                                                                                          "Sé qué es lo correcto.
                                                                                           Sé exactamente por dónde.
                                                                                           He trazado caminos en los mapas
                                                                                           atravesando océanos en ámbar"










BUSCÁNDOTE AZUL

He estado buscándote azul desde siempre
esperando a que llamaras a mi puerta
y decirte sí quiero con cara boba
con los pies en el aire
Esperando
Tejiendo un velo con papel del váter
no puedo follar contigo sin pensar que hay algo más
sin pensar
Se me ulcera la vida sintigo amor
Me falta el aire
cuando no estás no puedo respirar
Contaminando
Te necesito
Te necesito
Te necenecio
también tengo que decirte
que de mi boca
que lame cuando quiere
con quien quiere
como quiere
no va a salir ápice de ese pensamiento rancio
que huele
que apesta
que no es que asuma que no quieras nada conmigo
que se parezca a una palara que empieza por "a"
y termina en "mor"
Que no es que te esté desesperando
a que me des un visto bueno ni malo
Que corro libre
Que me corro libre amor.-



X

Está cerrado a cal y canto
sólo canciones tristes
No tengo voz para dejar de llamarte
Sopla el viento
y se me ve lo tupido de las entrañas
Dejas una migaja adentro
de la manga en la que tendría que estar el as
de perder la última mano de tus cartas
me molesta como si fueras
la etiqueta de mi camiseta favorita
rozándome la pel
la corto y se descose la costura de la sonrisa
Desapareces mientras estoy en mis cosas
que ya sin más remedio que el que no tengo
son solo mías
Me encuentro como X perdida
marcando la suposición rotunda de un puede ser
desubicada desde que no vive
encima de un usted está aquí.-



ERES UN MONTÖN DE POEMAS DE AMOR

Estoy escuchando la canción
tu canción,
una canción,
podría ser cualquier canción,
como esta noche, una noche cualquiera
en la que se me ha clavado
la espina de tu recuerdo entre los dientes
convirtiéndme en todas esas ganas
de abrir el frasco de la mermelada de fresa.
No hay kilómetros suficientes para medir
la distancia desde este punto hasta tu punto,
la miro con el espacio sobrante
de entre mis dedos desde que tú no,
y qué lejos
y qué lento el tiempo,
se me ha ido de las manos sin despedirse,
ahora permanece en la arena
de una playa desierta sin huellas.
Sabes a huida y sólo me has dejado relojes de cal.
Estoy escuchando la canción,
tu canción,
una canción,
podría ser cualquier canción,
como esta noche, una noche cualquiera
en la que pienso en qué hija de puta
toda la historia de la música.-



ROSA CHACEL

Me he mirado a la cara
y he desarmado el sentido.
Mi animal tiene hambre.
Mastica los recuerdos
de un pasado que no existe.
He saltado por la ventana
que se abre cuando se cierra una puerta.
Mi animal tiene hambre.
Devora esquinas de mares,
tú despides calor y con adioses
me dejas tiritando
dentro de la recámara
como si no fuese yo arma de fuego,
como si no fuese yo pólvora negra,
cápsula fulminante.
Tengo la boca llena de tierra de por medio.
Chirrían mis dientes que son las balas.
Se me caen de los bolsillos
y los meto debajo de la almohada.
Mi animal tiene hambre
de noches arrastradas por incendios,
de estepas y caballos,
de sol de media noche.-



SEÍSMO ERES TÚ

Cabalgamos libertad
tras las dunas,
con las plantas de mis manos
buscando tu agua.
Cabalgamos libertad
sobre líneas imaginarias,
con los océanos de tu boca
empapando mi tierra.
Mi amazona vence a tu héroe.
Atroces caníbales los labios.
Y ladran los perros,
y bésame los arrecifes.
No me imagines mujer terrestre,
sirena varada
orillada en tu vientre.
Escríbeme secretos en la nuca,
siendo refugio,
siendo tú cénit.-


                                                                                                                     
                                                                                                   

                                                                                                               Teresa Mateo




Imágenes: Pinturas de Károly Ferencay  (Hungría)




quiquedelucio@gmail.com

sábado, 25 de marzo de 2017

Primeriza

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.653-


                                                                                                        Nieves Fernández

Poeta, narradora y dramaturga española, nacida en Almagro, Ciudad Real. Es profesora de Lengua española e Idiomas. Animadora para la lectura, gestora cultural. Ex directora de Universidad Popular y Casa de Cultura. Ha publicado, entre otros, "Desde el Empotro" , "Poemas de recreo y mochila", "Respira", "Figura de varón con tarde al fondo", "Días de flores en desatino", Principado de un sueño", "Almagro espritual", "Palabra de mujer", "Aladino y la botella maravillosa", etc. Obtuvo el Premio "Blas Infante" de Barcelona, "El Olivo de Poesía" en Jaén y "Vitral de Poesía" en Cuba.



                                                                                             "En este mar de dudas, de abismos
                                                                                              y montañas. Soy nieve artificial en busca
                                                                                              de una atmósfera que no pasa factura
                                                                                              a las nubes del alma"












PARTO DE PRIMERIZA

Voy a parir un brote estremecido
en esta primavera,
un hijo del amor sano y querido
con las flores y hojas
de la infancia primera.

Voy a parir un hijo del recuerdo
en este paritorio de memorias opuestas.

Voy a parir verdades aunque duelan,
arroparé enseguida las que más tú te creas
y abortaré el engaño de las que te creíste,
¡eran mentira!
Aquellas que siempre a la mujer
suelen hacernos daño.

Voy a parir caricias
antes que sea cesárea este parto florido,
antes que mi embarazo se me escape
del vientre o de las manos
y no sea recogido por ningún corazón

acogedor de vidas.

Voy a parir amigos
que siempre sn tan pocos
y en cada chimenea se llaman más amigos,
sólo en ese miso instante
numerosos amigos del ascua de mi fuego.

Voy a parir presencias
para que crezca al abrigo del tiempo
y nunca te abandonen.

Voy a preparar estos mis abultados pechos
con los dulces geles de tanino
para amamantar toda tu fantasía
y voraz alimento.

Acunaré tus dudas,
vigilaré agachada tu mínimo
o máximo crecimiento,
iré contigo a gatas
hasta el fin de este mundo
o hasta el fin del pasillo, si quieres.-



DÍAS DE FLORES EN DESATINO

Hoy los días están al desencuentro
jugando con las marchitas flores,
hora de encontrar la lozanía
y esperar del sol su buen momento.

Días y flores están al desatino
en busca de los nácares deaurras,
las horas son manecillas de rejas
en pétalos resecos y cautivos.

Perfume y tiempo duelen
en la espera del olor compartido.
¿Hasta cuándo no llegarán las flores
a adornar las esferas de aquel tic-tac querido?.-



I

Todos piloteamos aviones
al tiempo que dibujamos cosas
que parecen sombreros.

Un dibujo abierto nos abre los ojos
si se quedan ciegos.
Pero el elefante se asoma al estómago
de la boa hambrienta
y ya no mostramos dibujos abiertos
porque con los años los cierran los cuentos.-



HAY AMORES DE NIEVE

Al amor no le hacen falta copos
para descifrar su cielo enamorado,
el amor no desea nevadas
que acurruquensus incipientes vuelos.
El amor tan sólo quiere pasos
que no se vuelvan huellas dibujadas.
Quiere una senda libre
para corretear sin prisas y a sus anchas.
La nieve se unirá a la pareja
para hacerles una cálida cama,
mullido catre o lecho infinitivo.

La expresión de la tarde
se hará clave de nieve
mientras giran a un tiempo
dos pares de pisadas..-



                                                                                                            Nieves Fernández 





Imágenes: Pinturas del artista español Cayetano Arquer Buigos





quiquedelucio@gmail.com

viernes, 24 de marzo de 2017

Cuando calle

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.652-



                                                                                                           Luis Velázquez Buendía

Poeta español, nacido en Madrid en 1957. Es Licenciado en Filología Clásica, Licenciado en Medicina, especialidad en Salud Pública, campo en el que trabaja desde 1982. Ha publicado, entre otros, los libros de poesía: "En el extrarradio" (2002), "Una nueva familiaridad" (2006), "Meditación de un entorno ordinario" (2009), "Una deriva indeseable" (2013), "Una extraña naturalidad" (2014), "Material de conciencia" (Ediciones Trea, 2017), etc. Ha sido incluido en la antología "La musa funámbula. La poesía española entre 1980 y 2005, de Rafael Morales (Huerga y Fierro, 2008).



                                                                                             "Las cualidades frente a las prioridades,
                                                                                              la extenuación del blanco que es el blanco,
                                                                                              la asimetría del rostro, la
                                                                                              rebelión callada de las partes"











CUANDO CALLE


Cuando calle sólo
cuando calle volverás
a hacerte presente invadir
mi espacio atravesar traspasar
me aniquilar
me sólo
cuando calle
                 mas
para que calle para por
fin callar aún
-juro que callaré te
juro que
       callaré-
aún no es tiempo aún
un árbol sí
me crece un árbol
todavía en la voz: árbol
palabra pul
món árol la
raíz
profunda
en el estómago
la sed
como capullos de voz sed
de decir en
las ramas las hojas espenlaub
un árol
       tenaz
pero lo sé
sé que algún día un día un día
de máxima angostura
                              un día
de tenerosa azulidad
el cielo él azuloso un día
cederá
un día
desdibujado él y todo
                           se desdibujará
y yo
ya no más yo ni tú
ni tú más tú des
cenderemos des
cenderemos des
cenizaremos a
nosotros
a
nos
otros
       ligeros
                 vueltos callados
un día
cómo decir
de reencuentro un día
volverás
a ser la calle la
vociferada la
                    atestada
de mundo hambre
saciada de mundo.-



COMO QUIEN LLEVA UN FAROL

En la hora agria del retornar del día,
por el crepúsculo que huye de calles trasnochadas,
vas, voy
con el frágil paquete de pasteles
melindrosamente tomado del cordel.

En el umbral tal vez de la otra vida
en la que te dispones a entrar con tu viático.
Vas a una cita en las sombras
que despeja la claridad del día.
Es el momento justo
antes de que desaparezcas.

Luego se impone el mundo y el sol quema
hasta la última huella de tus pasos.-



SEPTIEMBRE  

La naranja aparece en el centro
de gravitación. Alrededor suyo
cae la incertidumre de los días,
nebulosos planetas, cae la nada
tranquilizadora, las palabras
que se abultan y se desmoronan,
el obstinado signo de interrogación
desamparado como un leño seco.

 La naranja un día sobreviene
en el frutero (mi mujer lo compró);
no estaba el mundo preparado para ello,
como si a consecuencia de una herida
aún se retrajera, quiero decir que
la conciencia que teníamos de él
era tal vez menguante; la naranja
se apoderó de ella sin dificultad,
el mundo
              no parecía.-




TODAS LAS BANDERAS PEQUEÑAS

Cuando se alza el viento del poniente
en la ciudad de torres y cúpulas antiguas,
como hojas de un mismo árbol fabuloso
todas las banderas se despiertan al unísono
y emprende el vuelo sin moverse aquélla:
así va la alegría
con su ave con cien gallardetes.
Y en la alta mar remota de la noche sin luna
-balizas del sueño de su joven corazón-
tiemblan las luces de otro continente.-


***

Mueve la nada el viento de los árboles,
la nada de las retamas, con violencia,
la arena que ensucia el aire, papeles
que atrapan los remolinos de la nada
del viento.

***

Qué más que pintar este sucio anochecer,
este último instante
de lejanías de árboles apenas perfilados,
última luz sin sombra que ya es sombra,
antes que se lo trague todo la noche, última sombra.
Qué más sino pintar este mundo de mil formas,
sino pintar este mundo,
pintarlo y repintarlo
aunque sea a la luz siniestra de una farola,
la última,
aunque ya solo alumbre un círculo desierto.-



                                                                           

                                                                                                       Luis Velázquez Buendía




Imágenes: Pinturas del francés Gustave Courbet 






quiquedelucio@gmail.com




jueves, 23 de marzo de 2017

Encuentro


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.651-



                                                                                                          Helge Krarup

Poeta, traductor y dramaturgo de Dinamarca, nacido en Odense, en 1949. En la Universidad de Copenhague obtuvo tres licenciaturas: Historia del Cine, Literatura Danesa y Español. Desde 2010 preside la Sociedad de Escritores Daneses y Suecos. Traduce al danés desde el inglés, alemán y español. Como creación propia ha publicado poesía (debut 1983), obras dramáticas para jóvenes, libros sobre literatura, cine experimental, artistas y otros textos. Ha traducido y publicado cuatro libros de Vicente Huidobro y una antología de Nicanor Parra, entre otros.


                                                                          "pregunta a tu corazón cuánto mi amor
                                                                           fue tan violento como una cascada,
                                                                           tan tranquilo, también, como una hierba
                                                                           que sube perseverante entre las rocas"











ENCUENTRO ENTRE DOS MUNDOS

la flor
resplandece en la alborada entre las hojas de los árboles
el ave
cuyo pico irradia más que su plumaje
como la flor de la rama del árbol
que llevas en tu cabello
los picos de las montañas
brillando en tus dientes
entre tus tiernos labios como la greda fina del río
y la suavidad de tu voz
es caricia cuando tu me respondes
cuando contestas a mi ignorancia
con el discurso lógico y sorprendente
de tu experiencia brutal
y me entrego a tu vientre
y descubro que nunca te alcanzaré
como al hombre que nunca alcanzaré
el más pobre que he visto
corriendo entre coches en una calle en Lima
vestido solo con su saco de plástico azul
(necesidad de sobrevivencia observada
desde la tutela protectora de la exuberancia)
como al niño que nunca alcanzaré
que en los brazos de la madre
en el pueblo shipibo de Mashpaya,
llamado por los blancos Nuevo Edén,
a orillas de un afluente del río Ucayali
en el vaho caliente de la selva
deja caer la caeza hacia atrás
muriendo de deshidratación.
La Vida se vuelve espuma contra las rocas
El Tiempo deposita sus imágenes en la arena
tú, continente, fondeadero de sueños ajenos l
estamos a 500 años del comienzo
a millones de muertes, cuya sangre
y billones de lágrimas, cuyo llanto
han llenado tus ríos de oro
y cubierto los picos de las montañas al sol
has mantenido los barcos de Europa flotando
y nutrido el árbol
cuya fruta se negocia en USA
mientras el pistaco o el ñajak,
el demonio de la noche
cuya felicidad es matar y
chupar la grasa del cuerpo
hace la noche insegura y sin rumbo
como el aullido de los perros
y el miedo ante el golpe de una puerta,
un coche y pasos corriendo
el viento trae sueños y se los lleva otra vez
como palabras al calor del día
tú, mujer, de mejillas heridas por el sol
relegada a las piedras infecundas
de las montañas
tú, niño, de pies descalzos en la mañana
fría de los Andes
que nunca has probado mantequilla, leche o miel
aquí en los campos celestiales de la tierra
de las sopas de manteca y las patatas cosidas
en la tierra
mis labios estériles se niegan a besar
tu oca mocosa
cómo vas a deletrear tu futuro
tú, hombre, aquí estoy y te hago sombra
y tú inclinas la cabeza con una sonrisa
y pides más dinero, buen señor
"buen señor", Mensch, ponte de pie
pero hace tiempo que te pusiste de pie
te pusiste de pie mucho antes que yo llegara
y cuando me haya ido tu respiración
sonará a golpe de música
de quena en el altiplano
y golpes de vientre del tambor entrando
en mujeres y hombres que cuentan
en colores y dibujos entretejidos en su ropa
el sueño, el lugar, la vida y la muerte
no, vuelo lejos del manto de árboles
de la selva
entre los picos de las montañas
sobre el desierto costero y
la neblina amarilla de las ciudades
y te llevo en mí
ahora
que desapareces en una imagen.-



*Traducción de Gloria Galindo.-


                                                                                                           Helge Krarup



Imágenes: Pinturas del inglés Joseph William Turner 





quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 22 de marzo de 2017

Cuenta

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.650-


                                                                                                                     Irma Cuña

Poeta y ensayista argentina, nacida en Neuquén en 1932 y fallecida en 2004. Profesora en Letras por la Universidad Nacional del Sur, concluyó su doctorado en la Universidad Autónoma de México. Fue investigadora del CONICET, en 1999 fue designada membro de la Academia Argentina de Letras. Entre sus libros de poesía se cuentan: "Neuquina" (1956), "El riesgo y el olvido" (1962), "Cuando la voz cae" (1963), "Menos plenilunio" (1964), "Maneras de morir" (1974), "El extraño" (1977), etc. Desde 1990 se dedicó a estudiar el pensamiento utópico latinoamericano que la llevó a escribir "América Latina, utopía o realidad", entre otros.



                                                                                   "Seguís urdiendo atenta,
                                                                                    sin preguntas,
                                                                                    la geometría interminable
                                                                                    de la disolución y del olvido"










EL CUENTA

gota a gota
su muchedumbre de fantasmas,
y ha repudiado mis manos.

Solamente un día
confundió la voz con un espejo.
Su respuesta fue una ola de arena.

Aún está secando mi piel
y deslumbrando de sílice mi pelo.-



NO PODRÁS DOS VECES RETOMAR EL SUEÑO

No podrás dos veces retomar el sueño.
Cuídate de su agua.
Una vez cae el corazón entre los muertos
con la pesadez grave de los espacios:
sólo una vez naces así
sin rosa
sin pez
sin fruto.
Todos los días del hambre
se suceden después inexorables.

Tú no creerás que has partido
hasta apretar el viento entre los dedos,
y yo me desespero para decirte
que huyas río arriba
con tu única siembra.
Ahora.

Nunca después remontarás las fuentes.

Y te crecerán alas invisibles
en la región del alma donde no hay aire,
y una aleta triangular buscará
el filo inútil de las olas,
y un dedal de acero guardará la espina
de las primaveras cuando el sol
salga por occidente.

Nada retorna.
Tú dormías
y pasaan los coros de la ofrenda.
Más te valiera dormir ahora
(En el andén rectangular se despiden
parejas y se besan.
En el muelle respiran los viajeros.
Una playa redonda
se recuesta a dormir bajo la arena.
Alto, sonríe el bosque visionario.)

Tú estás en la marea enloquecida de las algas.
Nada vuelve.-



ISLA NADIE

Mi corazón sostiene cinco muertes
y un resplandor de fuga,
¿Cómo amar el resquicio
por donde fluyen mariposas ebrias?
Consuélame de tanta muchedumbre,
de este jirón de rostro pudriéndose en la orilla.
Mitad de río,
lumbre,
viento largo.
Precipicio de amigos
y olvido de cavernas.

Nadie, Deshabitada convoco algunas sombras
y un ritual apagado para manos oscuras.

El sueño es una roca derrumbada.-



COSTA

Haber mirado el aire
desde el centro del aire,
el águila en el pulso lejano del desvelo,
el perfil de una roca jnto a la flor.

Y habitar frente al mar-siempre-de-espaldas.

Haber crecido, piel de las arenas,
entre los montes rectos.
Haber bebido el agua de los ríos
en su diamante exacto.
Haber perdido el rostro en la alameda
roja de alto silencio.
Haber huido al hueco de la tarde,
el ala tensa.

Y habitar frente al mar-siempre-de-espaldas.-




                                                                                                                 Irma Cuña



Imágenes: Pinturas de Elvira Amrhein  (contemporánea)







quiquedelucio@gmail.com

martes, 21 de marzo de 2017

Consumada redondez

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.649-



                                                                                                                Silvia Pratt

Poeta y traductora mexicana, nacida en Ciudad de México en 1949. Hizo estudios de traducción e interpretación en la Alianza Francesa de México, tomó cursos de literatura en la Universidad de Lausana, Suiza. De junio a octubre de 2002 desarrolló un proyecto literario en Montreal, Canadá. Parte de su obra publicada es: "Caldero ciego" (2002), "Crujir de la hojarasca" (2001), "Encendido espacio" (2000), "Espiral irrepetible" (2003), "Isla de luz" (2004), "Trazos, tintanueva, oscura palara" (2005),"Práctica mortal" (2010), etc. Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, al búlgaro y al italiano.


                                                                         "En los velos de la luna he de perpetuarme
                                                                          he de descifrarlos aunque
                                                                          siempre se transforme.
                                                                          Sólo el silencio en el fulgor palpita"




CONSUMADA REDONDEZ

Desde el sosiego que me acosa,
como yesca incinero punzantes menecillas,
entre abrojos emerjo renovada,
con certeros ríos respondo a las cenizas,
abato en el aire desamores y penurias.

Con dolor mancillo el agua de mi piel rezuma,
calcino suelos con arcilla impía,
entre furtivas ráfagas suspiros petrifico.
El fuego al fuego ofrendo.

Pero también transfiguro
la Palabra en trepidantes lenguas,
ramo de luz en marejadas.
Invoco la arena
y en el viento arraigo mi nombre.

Alas de fénix la memoria.
Rito consumado.-



NOCHE DE LOS BOSQUES

Parda lechuza
anuncia oscuridad.

Los árboles entretejen sus ramas,
conjuran la entrada de la noche,
absorben el verdor cerradizo del follaje.

Espesura.
Una corona de luz la luna ciñe.

Tímidos filamentos
penetran el sabor del paisaje.

Hervidero de voces
            aleteando.


Refulgen miradas amarillas.
Lechuzas titilantes
en boscoso universo parlotean.

Y yo que nací en la umbría,
que soy hija de los robles,
¿he de quedarme atrapada entre el ramaje?

¿He de buscar la luz
que me deslumbre hasta quedarme muda?

Voz de bosque.
Canto seductor de seductoras aves.
Como cánticos antiguos
            de antiquísimas sirenas,
                     frondas de agua.

Con caricias mlenarias
me arropan árboles añejos.
                        Pervive el insaciable tiempo.

Los insectos ensordecen,
frescor el hálito de la umbría
En verde estalla el verde.

Afuera
      la soledumbre aguarda.
Mi nombre
      la luna huérfana
                   repite.

Sigue el rito de las voces su destino.
Buhos
        ojos de estrellas
                            conmigo la comparten.-




DE DÓNDE PROVIENE ESE SILBANTE

De dónde proviene ese silbante
viento
      sibilino,
si lacera los labios y acarrea nostalgias
de parajes soterrados.

No es verdad que aleje
para siempre la hojarasca y los pesares
si estarán mañana
                otra vez aquí
enraizándose en mi piel.

Si pudiera detenerlo con mis manos,
no se alargaría la angustia en los postigos
ni los vitrales retumarían de pesadumbre.-


***

Nada puede borrarse de este mundo.
Cada huella queda tatuada en el sendero,
con punzones se graban
en la arcilla nuestros nombres.
Rastros de dioses y corceles
en las aguas y en la arena se distinguen todavía.
Mnemosínica presencia transita por los aires.
Nada muere para siempre.
Todo reverdece en la memoria:
quizás el germen de la luz
palpita en el reino de los muertos.

Ah, la dualidad perpetua.-


Como la bruma más espesa nunca vista,
una cortina saturada de gris
me impide ver más allá del grisaceo cielo.
Ah, la tormenta cayendo sore mí.
Cuánta pesadumbre despliegan los relámpagos.
La soledad desgarra la entraña de los robles.
Rumor que sofoca.
risa y viento se amalgaman.-




                                                                                             Silvia Pratt


Imágenes: Pinturas de Childe Hassam




quiquedelucio@gmail.com
   

domingo, 19 de marzo de 2017

He dejado nacer

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza a los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.648-



                                                                                                      Alberto Vega Herrera

Poeta peruano, nacido en Arequipa en 1932. Ha publicado, entre otros, "Tierra interna" (1956), "Palabra natal" (1960), "La arena del tiempo" (1965), "El mito que somos" (2015), una recopilación de su poesía, en "Poesía"  (1970, 2002), etc. En cada poemario se entrega de lleno a sí mismo, con el verbo unificado que  purifica su experiencia estética.



                                                                                                     "No existen dioses
                                                                                                      que no bajen a la Tierra
                                                                                                      a enmendar su perfección
                                                                                                      con un poco de flaqueza humana"












HE DEJADO NACER A MIS OJOS

He dejado nacer a mis ojos
y he descubierto que el sol de todos los días
emana un misterioso calor,
se detiene con devoción en los parques,
los ároles son más generosos de sombras
y conforme va atardeciendo ellas crecen,
crecen tanto que cuando el sol se despide
en su seno oscuro lo encierra todo.

He dejado nacer a mis ojos
y lo he visto todo muy claro:
el retorno de las gentes al hogar,
la elemental discusión del padre de familia
sobre la vida que cada vez se hace más cara
y la mujer que responde en silencio
mirando a sus hijos.

Todo ha quedado como recién descubierto ante mí.
Y hasta el inválido después de recibir su limosna
ha observado sin rencor al hombre que camina
que tiene casa propia y vida hecha.-



QUIEN HAYA SENTIDO

Quien haya sentido nacer una palabra
conoce la voz inefable de las cosas.

Y puesto que nada permanece mudo
cuando el corazón habla,
sorprendo la lengua del silencio,
el río impenetrable
que nunca va a la muerte.

Y quien ahora
todavía crea en algo
debe sentir lleno de asombro
cómo un nuevo día
despierta ante sus ojos.-



EN QUÉ SITIO PROFUNDO

En qué sitio profundo de la tierra
está madurando mi muerte.

En qué corteza de árol,
en qué perfume de flor,
en qué dureza de piedra,
en qué fragmento de astro,
en qué planta submarina.

Mi muerte madura como un canto
en el otro rostro de la vida,
y es el amor su natural fruto.-



LLEGO A LA VIDA

Llego a la vida
como en verano a las playas.

¡Oh mar formidable de mntaña y de paz!
Así quisiera yo que la feicidad se imponga:
montaña de furia para despertar a todos,
vaivén suave de ola para no ahogarlos.

Y son pues necesarios los extremos
tal dos pilotes del puente
por los que el equilirio pasa.

Por eso amo en verano. Profundo como el mar.
Y mi cuerpo se estremece en la arena.

¡Oh! sueño varado de un pez
que la mar en silencio rescata.

Yo he de morir como una ola.-



PINOCHO

Cuando mis ojos tuvieron la edad de
la razón
fue sensacional ver el muñeco de
madera
que termin´en un ser de carne y
hueso.

El que sucumbió a la tentación
vapuleó a su conciencia, no fue al
colegio,
fue vendido a un circo, exhibido en
una jaula,
tuvo orejas de burro y le creció la
nariz
por mentiroso.

Fue mi primera lección
y el recuerdo más vivo
que de ti tengo -padre mío-
maestro de mi gatear que tu calzaste
con mis primeras letras
en tu taller que luego heredaría
para encontrar madera en las palabras
con este cuchillo profundo que es la
poesía.-




                                                                                                Alberto Vega Herrera






Imágenes: Pinturas de Vladimir Dunjic  (Serbia, contemporaneo)





quiquedelucio@gmail.com